Chone, Manabí

Desde hace cinco años, Jhon Mendoza Giler decidió elaborar quesos para venderlos en su comisariato de la parroquia Convento, ubicada a 60 km de Chone, la cabecera cantonal. Para elaborar su producto decidió tomar la receta tradicional de sus abuelos.

Arrancó con una pequeña producción de 40 litros de leche. Su producto se fue consolidando en su parroquia y sitios vecinos. Su queso ahora llega a mercados de Guayaquil, Manta y Portoviejo.

Actualmente procesa 5.000 litros de leche al día, lo que le permite elaborar 15 quintales de queso. Mendoza dice que su queso pasa por un proceso delicado y cuidadoso. “Los secretos de fabricación son únicos, cada familia le da un toque de sabor, y aquí no es la excepción. Se diría que todos compiten por volverlo más delicioso”, sostiene.

Publicidad

Convento, que se levanta a 568 metros sobre el nivel del mar y está en la parte más alta de la cordillera Manta Blanca, es uno de los centros de producción quesera. Boris Zambrano Cabrera, consultor en materia agrícola, dice que hace dos años se realizó un estudio del producto que sale de Convento y sus zonas circundantes. Allí se determinó que semanalmente salen de esa parroquia unos mil quintales de queso.

Los ganaderos y comerciantes de la zona han tratado de sacar provecho de la producción de la leche para poder generar sus propios productos. No obstante, la falta de créditos blandos, según dirigentes, frena los nuevos emprendimientos.

Chone posee una superficie total de 305.389,11 ha, que está cubierta principalmente por pastos cultivados con un 53,52 % del total de la superficie cantonal.

La leche es el principal producto pecuario del cantón. Para dicha producción existe una superficie de 207.365 hectáreas de pasto, ocupando el 67,9 % del total de la superficie cantonal.

Publicidad

CHONE, Manabí. Varios ganaderos y artesanos utilizan la producción de leche para elaborar yogur, manjar, queso, mantequilla, requesón. Cortesía Municipio. Foto: El Universo

Byron Corral, presidente de la Corpogam, señala que el 60 % de la producción de leche de parroquias, como Convento, se destina para queso y derivados; el porcentaje restante se vende a empresas que procesan el producto y otra parte se vende al público que consume este alimento.

El queso de leche cruda es el que predomina, y es el más vendido. Corral sostiene que la falta de cultura para iniciar en este negocio lácteo es otro inconveniente.

De Convento salen productos a cantones como El Carmen, Pedernales, Flavio Alfaro, Jama y la parroquia San Isidro.

Los emprendedores que elaboran quesos están tratando de mejorar sus procesos. Para hacer el queso chonero se deben de tomar medidas sanitarias, entre ellas, que los cinchos como el recipiente sean de acero inoxidable. En el proceso se busca que el área tenga todas las condiciones higiénicas.

Publicidad

Pese a las dificultades que trajo la pandemia, los productos buscan en la asociatividad un camino para colocar sus productos. En la calle Colón y Malecón está el Café Club de Emprendedores, donde laboran 33 miembros de la cooperativa ProChone que comercializan sus productos. Ofertan queso, requesón, mantequilla, rompope, mistelas, chocolate, yogur, mermelada, manjar, natilla, miel, entre otros artículos.

CHONE, Manabí. Artesanos tratan de aprovechar la producción de leche para diversificar sus productos. Cortesía Municipio Foto: El Universo

“Yo vengo cada mes desde Guayaquil a visitar a mi familia y voy llevando varios de estos productos. Esta es una excelente idea, y así deberían unirse grupos de personas y empresarios para sacar adelante sus productos”, menciona Romer Zambrano, cliente chonense radicado por más de 40 años en la urbe porteña.

Mariela Vera, integrante de esta cooperativa, cree que las dificultades originadas en esta emergencia por la pandemia del COVID-19 se constituyen en una oportunidad para mejorar.

“La gente que no ha parado es nuestra gente del campo, nuestros productores. En fin, consuman lo nuestro, porque tenemos productos de muy buena calidad”, expresa.

Publicidad

Vera cuenta que los productos están siendo adquiridos desde varias partes del país. “Empezamos con pocos productos y se han ampliado y diversificado la oferta”, indica.

Chone, que tiene unas 300.000 reses, tiene retos. El ganadero José Pablo Zambrano sostiene que varios de esos están en la parte regenerativa, la que busca recuperar el suelo, por el mal manejo que ha habido en los últimos 100 años debido a la deforestación, a la quema, al uso de químicos y al mal uso del pastoreo. Muchos ganaderos, dice, están tratando de recuperar sin grandes costos. (I)