La Policía realizó allanamientos la madrugada de este jueves, 25 de enero, en Ponce Enríquez, Machala, Pasaje y Guayaquil.

Durante estas operaciones, los agentes detuvieron a 18 sujetos que estarían vinculados a grupos que el Gobierno ha calificado de terroristas.

Entre los detenidos se encuentra alias Traca, a quien la Policía califica como un objetivo de alto valor.

Publicidad

Los implicados estarían vinculados a delitos como sicariato, extorsión, secuestro, intimidación, robo de vehículos y de material minero, tráfico ilícito de sustancias catalogadas sujetas a fiscalización, tenencia y porte de armas.

La Policía dará detalles en las próximas horas.

Ecuador se encuentra en estado de excepción dado el conflicto armado interno. Hay ciudades con toque de queda.

Publicidad

Esta mañana, la Policía indicó que esta operación de denominó Fénix 23.

Freddy Sarzosa, director nacional de la Dinased, indicó que la operación cubrió varios distritos y parte de un caso de delincuencia organizada ligada a Los Lobos.

Publicidad

Allí participan ecuatorianos y venezolanos.

Sarzosa indicó que en el cantón Ponce Enríquez se ejecutaban parte de las operaciones delictivas.

Alias ‘Traca’ era uno de los cabecillas, quien actuaba como jefe operativo en ese cantón.

También la Policía capturó a alias ‘Jota’, uno de los cabecillas, y alias ‘Jordy’, quien actuaba como jefe de los sicarios.

Publicidad

“Estos tres están dentro de objetivos de valor intermedio”, indicó Sarzosa.

De lo 18 aprehendidos, 16 son ecuatorianos y dos venezolanos. Ocho tienen antecedentes por delitos comunes y contra la vida.

El jefe policial señaló que estaba banda extorsionaba a las concesionarias mineras y robaba a camiones que transportaban material minero. “Este tipo de robo nos permitió establecer una línea investigativa”, señaló el oficial.

Sarzosa indicó que ellos están asociados a secuestros, la colocación de explosivos en puentes y el asesinato de un empresario minero.

La organización es un brazo de Los Lobos, indicó Sarzosa. El oficial indicó que las actividades financiaban a la organización, que está dentro de los grupos calificados de terroristas.

Como evidencias hay tacos de dinamita, dinero, alimentadoras, 48 municiones, terminales móviles, uniformes de tránsito, vehículos, entre otros.

La Policía cree que los uniformes eran usado para hacer parar vehículos en las vías para poder robar.

Serán puestos a las órdenes de las autoridades judiciales. (I)