El aumento de muertos por COVID-19 en Tungurahua durante los últimos cuatro meses ha generado preocupación en las autoridades de esa provincia.

La gobernadora Gabriela Rodríguez calificó como “alarmante” el incremento de decesos debido al coronavirus.

Según datos del Registro Civil, en enero del 2020 se reportaron 297 muertes. mientras que en enero del presente año se contabilizaron 409. En febrero del año pasado se registraron 245 decesos y en este año 301. En marzo pasaron de 189 a 337 y en abril se incrementó de 196 a 328.

Entre enero y abril de este año se han registrado 448 fallecimientos más que en el mismo periodo del 2020.

Publicidad

Rodríguez indicó que, lógicamente, el incremento se debe a la pandemia de COVID-19.

Patricio Mayorga, presidente del Colegio de Médicos de Tungurahua, explicó que el exceso de mortalidad refleja que la pandemia no está controlada, sobre todo por la presencia de nuevas variantes que circulan de manera comunitaria y con cuadros clínicos de más rápida evolución.

Incluso pacientes jóvenes se complican en menos tiempo, explicó Mayorga.

También dijo que existen pacientes con enfermedades crónicas y vulnerables que pueden complicarse porque la mayoría de hospitales públicos y particulares atienden a personas contagiadas con COVID, lo que puede contribuir al aumento de la mortalidad. “Pero la causa principal es el coronavirus”, enfatizó.

Con vacuna rusa, Gobierno entrante aspiraría a cumplir promesa electoral de inmunizar a 9 millones de personas

Además, dijo que la falta de medicamentos e insumos para atender a los pacientes con COVID también es un limitante, pues a nivel mundial la oferta es muy escasa.

Añadió que existe la necesidad de seguir insistiendo en el confinamiento social de mayor tiempo, para ver resultados más efectivos en la disminución de los índices de contagios.

Mayorga dijo que otra de las preocupaciones es el aumento de pacientes en lista de espera para conseguir una cama en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de la provincia. En la actualidad, esta cifra subió del 30% al 50%. “Esto es muy crítico porque son pacientes graves y al no tener un espacio en las UCI seguramente pueden complicarse y fallecer. Tenemos semanas muy difíciles”, expresó.

Aseguró que entre los pilares fundamentales para hacerle frente al COVID-19 está la vacunación. Por ello, dijo, debe acelerarse el proceso, para que más ecuatorianos sean inoculados en el menor tiempo posible. (I)