Este miércoles se tenía previsto celebrar la ceremonia del arrastre de caudas en la iglesia Catedral, en el centro de Quito. Sin embargo, la Arquidiócesis emitió una resolución y mediante oficio al director del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) y a la gerenta de Quito Turismo canceló la celebración religiosa.

Las razones explicadas por José Espinoza, arzobispo de la ciudad, se basan en la gran cantidad de asistentes que hubo el Domingo de Ramos y al aumento de casos de COVID-19 en la ciudad, que es la más golpeada por la pandemia. También se agregó que la edad de los canónigos es avanzada y en la ceremonia se podría contar únicamente con cuatro de los ocho que se acostumbra.

Por su parte, el secretario de Seguridad, César Díaz, y José Espinoza se reunieron para establecer protocolos de bioseguridad para las celebraciones religiosas de la Semana Santa.

No están autorizados recorridos, vía crucis, desfiles o procesiones ya que causarían aglomeraciones y el incremento de casos de COVID-19. Sin embargo, las principales actividades religiosas serán transmitidas en las redes sociales de la Arquidiócesis y del Municipio capitalino.

También se exhortó a los sacerdotes para controlar la afluencia de fieles a las iglesias de la ciudad. El aforo permitido es del 30% del habitual.

La capital aún está a la espera de las medidas que se aplicarán durante los días de asueto. Hasta hoy Quito suma 105.590 casos confirmados con el virus. (I)