En la semana del 21 al 27 de febrero del año en curso, Santo Domingo de los Tsáchilas registró 26 fallecimientos por coronavirus en toda la provincia. Y en la primera semana de marzo hubo 16 decesos por el COVID-19 en esta jurisdicción que ya suma 501 muertes en el marco de la pandemia, una cifra que preocupa a las autoridades y por eso se dispusieron ciertas restricciones en la cabecera cantonal.

Las cifras fueron reveladas en la reunión del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal de Santo Domingo.

La provincia Tsáchila reportó hasta ayer 8. 770 casos confirmados con pruebas PCR, 501 fallecidos confirmados por COVID-19 y otros 124 decesos probablemente a causa del virus.

En El Carmen, cantón manabita cercano a Santo Domingo, también se restringe circulación vehicular y se pide retorno a semáforo rojo por aumento de casos de COVID-19

Hasta ayer el cantón Santo Domingo tuvo 7.666 casos y La Concordia, 1.104.

Publicidad

A nivel nacional ayer el Ministerio de Salud Pública (MSP) reportó 312.598 contagiados con el virus. En el contexto de la pandemia se registran 16.451 fallecidos, 11.637 por COVID-19 y otros 4.814 probables.

Según el MSP, la provincia tsáchila tiene el mayor porcentaje de positividad de pruebas PCR (51%) a nivel nacional, junto con Manabí que tiene una tasa igual. Le sigue Orellana con el 49% de positividad.

El registro corresponde a las últimas cuatro semanas epidemiológicas, lapso en el que en estas provincias de cada dos pruebas una resulta positiva.

Alejandro Barreto, gerente (e) del hospital Gustavo Domínguez, recordó que en una noche de la semana pasada, fallecieron en emergencia cinco pacientes. “Eso es gravísimo. Aparte de los pacientes que mueren en terapia intensiva y en sus casas”, indicó Barreto, en una entrevista radial.

Publicidad

La demanda de pacientes con coronavirus supera la capacidad de atención de este hospital y por ello se han adaptado espacios. Algunos pacientes reciben oxígeno sentados en las sillas del área de espera, lamentó Barreto.

Niño de 2 años intubado

Cristian Ortega, director médico de este centro hospitalario, contó que hace unos días tuvieron que intubar a un niño de 2 años, que luego fue derivado al hospital Baca Ortiz, en Quito.

”Esta segunda ola es peor que la primera. El virus está afectando de manera más grave a niños”, indicó.

El hospital Gustavo Domínguez tiene la categoría de regional, pero no tiene más capacidad para recibir enfermos del COVID-19 de las zonas cercanas de Manabí, Los Ríos, noroccidente de Pichincha y Esmeraldas, se indicó. (I)