En estos días, en el Puerto Principal se hace cada vez más común ver largas colas de taxis en los alrededores de las cinco gasolineras que surten, además de los combustibles tradicionales, gas automotor, también denominado GLP taxis. Por ejemplo, este viernes último a partir de las 20:00 se veían filas de hasta cinco cuadras en los alrededores de la gasolinera afiliada a Petroecuador que se ubica entre las calles Tungurahua y Gómez Rendón.

Es que el incremento de los precios de las gasolinas, no solamente de la súper, sino de la extra y eco, ha hecho que haya una nueva ola de migración de consumidores (taxistas) que antes utilizaban gasolinas a gas licuado de petróleo (GLP).

Oswaldo Erazo, director ejecutivo de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo (Camddepe), explicó con base en las cifras de Petroecuador que el consumo de gas licuado de petróleo para taxis se ha cuadruplicado entre 2019 y 2022. La comparación se puede realizar si se mide el consumo de este tipo de combustible, especialmente comercializado para taxis y que tiene mayor demanda en Guayaquil, en el primer trimestre del 2019 (15.823 barriles) con respecto a igual periodo de 2022 (60.960 barriles). Haciendo una comparación anual se puede ver que el incremento se dispara especialmente en el 2021. Así, entre enero y diciembre del 2020 se consumieron 82.761 barriles, mientras que para el 2021 la cifra llegó a 144.317. En 2022, al ritmo que va (20.000 barriles mensuales), la cifra seguramente será muy superior.

Efectivamente, Leonardo Alvarado, presidente de los propietarios de gasolineras del Guayas, explica que todas las tardes y noches se registran las largas colas para abastecer sus vehículos de gas. Algunos socios de su gremio confirman que, en diálogo con sus consumidores, han logrado detectar que el incremento del precio de los combustibles los llevó a cambiar de consumo de combustible líquido a gas. Sostiene que actualmente el 80 % de los taxis se han cambiado a gas aun endeudándose para comprar los dispositivos a un costo promedio de $ 900.

Publicidad

De lo que los distribuidores han podido conversar con sus usuarios taxistas, antes para una jornada se gastaban mínimo $ 20; con el gas son $ 10 y les alcanza para dos días o dos jornadas, asegura Alvarado.

CONSUMO DE GLP TAXIS POR AÑOENERO A DICIEMBREENERO A MARZO
201975.53615.823
202082.76122.343
2021144.31726.828
2022--60.960
en barriles equivalentes

Entre tanto, George Mera, presidente de la Unión de Taxis del Guayas, confirma que hay una migración, aunque dice que es leve. En todo caso, explica que los taxistas consideran una buena opción el uso del GLP, pues es un combustible limpio y muy rendidor para sus unidades. El problema, dice, más bien es que no son muchas las gasolineras que les surten y se generan colas. También considera que el precio del cambio de tecnología a gas representa una inversión: alrededor de $ 800, asegura.

Aunque reconoce que no existe una estadística, calcula que de los 15.000 taxis, entre ejecutivos y convencionales que trabajan en Guayaquil, al menos el 20 % funciona con gas. Y considera que al ser un combustible más amigable con el ambiente, debería extenderse esta modalidad en todo el país. Aclara que el GLP taxi no es el mismo de uso doméstico, está amparado en un decreto del 2002, y más bien cuesta 33,4 centavos por cada kilo. Recalca que para utilizar el gas, los taxis deben ser sometidos a modificaciones debidamente autorizadas. El auto que trabaja con gas debe adaptar un cilindro de 20 kilos que queda fijo a la unidad y que luego se recarga en los surtidores.

Adicionalmente, hace hincapié en que para los taxistas es complejo el uso de las gasolinas, pues dice que son de mala calidad y muchas veces no reciben el volumen completo. En este sentido recalca que han pedido al Gobierno que haga más controles, pero también que se venda en la Costa la gasolina extra. Asegura que según ciertos estudios, la gasolina extra rinde más y permanece más tiempo en el tanque, lo que no sucede con la eco.

Publicidad

En tanto que Erazo explica que esta alza en el consumo de gas genera más perjuicio al fisco, pues el GLP es más subsidiado todavía que las gasolinas. Dice que el GLP taxis está subsidiado en 85 centavos por cada kilo. Además indica que un galón de gasolina es equivalente a 2,5 kilos de GLP taxis, por lo que el subsidio es altísimo, aproximadamente $ 2,40 por cada galón equivalente. El subsidio en abril para la gasolina extra estaba en $ 1 por galón, mientras que para la eco se colocó en $ 1,17 por galón.

Para el dirigente, esta nueva migración es el resultado de la política de precios que se maneja en el Gobierno. Esto, porque al haber productos con y sin subsidio, entonces se genera la migración hacia los más baratos y que son los más subsidiados. Dice que debería tenerse un solo estándar para todos: “O se subsidia todo, o no se subsidia nada”.

En octubre del 2021, el gobierno del presidente Guillermo Lasso decidió congelar los precios de las gasolinas extra y ecopaís. Anteriormente, en el gobierno de Lenín Moreno, se había establecido un sistema de bandas, por el cual se iba incrementando el precio de la extra, la eco y el diésel en un cierto porcentaje hasta alcanzar precios internacionales. Estas dos gasolinas quedaron en un rango de $ 2,55, mientras que el diésel también quedó congelado a $ 1,90. Pero la gasolina súper, de mejor calidad, en cambio, permaneció liberada.

Así los consumidores empezaron a migrar de la gasolina súper a la extra y a la eco de manera importante. Ahora se puede ver que también se ha generado la migración hacia el gas.

Publicidad

Entre tanto, para el mes de julio está previsto que Petroecuador y otras comercializadoras ofrezcan una gasolina de 89 octanos, que vendría a ser una opción para quienes no pueden pagar el precio de la súper, liberado, pero sí les interesa poner un combustible de mejor calidad a sus motores. Se trata de una gasolina intermedia.

En todo caso, para este 12 de mayo se espera una baja de la gasolina súper, que ahora está en alrededor de $ 4,66 y se pondría a $ 4,20. Esto, por efecto de la caída del precio del crudo, que en marzo estuvo en $ 115 el barril, pero que en abril bajó a $ 102. Sin embargo, ese precio seguiría siendo inalcanzable para la gran mayoría de consumidores, señala Erazo. (I)