Tras la reciente aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Ecuador y China, que la Corte Constitucional (CC) ratificó el miércoles 1 de noviembre, después de un proceso de impugnación, ahora las pretensiones del Ejecutivo, en los menos de 30 días que tiene de tiempo antes del cambio de Gobierno, se enfocan en dejar firmado el Acuerdo Estratégico de Cooperación Económica (SECA, por sus siglas en inglés) con Corea del Sur y cerrar un proceso que comenzó en febrero de 2022, cuando ambas naciones firmaron la declaración conjunta para continuar las negociaciones, que estuvieron paralizadas durante seis años desde el 2016.

Corte Constitucional aprobó el acuerdo comercial entre Ecuador y China y pide al Ejecutivo remitirlo a la Asamblea Nacional apenas se posesione

El acuerdo con China es el primero que la Corte ratificó de forma íntegra durante este gobierno, y será enviado a la próxima Asamblea Nacional para su revisión y aprobación apenas se posesione. En espera están otros tratados, como el de Costa Rica, que fue aprobado parcialmente y espera la ratificación de la CC tras subsanar, con el país centroamericano, las observaciones que señaló el organismo; y el de Corea del Sur, que ya tuvo su prefirma en Seúl, el 10 de octubre pasado, y espera la suscripción definitiva.

Al ser consultado respecto a si los tiempos dan para que este Gobierno deje firmado el SECA, el ministro de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, Daniel Legarda, respondió: “El objetivo es dejarlo listo”. Lo dijo pocos minutos después de conocerse la aprobación del acuerdo con China el miércoles pasado.

Publicidad

Legarda y Bang Moon Kyu, ministro de Comercio Exterior de Corea del Sur, fueron los encargados de suscribir la prefirma del acuerdo en la capital coreana, como antesala a la plena ratificación del convenio de intercambio comercial.

Corea es el decimoprimer destino de las exportaciones ecuatorianas; precisamente, en los últimos cinco años las ventas hacia ese mercado han crecido paulatinamente con un promedio anual del 38 %, según cifras del ministerio. Con el acuerdo, Ecuador prevé incrementar el flujo de comercio y de inversiones con Corea, con la aspiración de aumentar las exportaciones no petroleras a un mercado de más de 51 millones de habitantes y de un PIB per cápita por encima de los 34.000 dólares.

Con la firma del SECA se proyecta que el 98 % de la oferta exportable actual del Ecuador, como camarón, cacao, banano, pesca, lácteos, entre otros productos, ingrese a la duodécima potencia económica mundial. Además, permitirá que nuevos productos, como pitahaya, mango y piña, entren a ese mercado.

Publicidad

Otro sector que tendrá enormes beneficios será el de servicios empresariales y del conocimiento. Este aporta con casi el 50 % del PIB y corresponde al 45 % de la fuerza laboral, unos 1,9 millones de trabajadores, principalmente en turismo, transporte, comunicaciones, courier y servicios públicos y financieros.

Este acuerdo, según el Ministerio de Producción y Comercio Exterior, es un tratado integral y el más completo hasta la fecha para Ecuador; engloba 23 capítulos que abarcan bienes y servicios, compras públicas, propiedad intelectual, comercio electrónico, cooperación para sectores como agroindustria, manufactura, pesca, cultura, micro-, pequeñas y medianas empresas (mipymes), entre otros.

Publicidad

Verónica Chávez, directora ejecutiva del Centro de la Industria Láctea (CIL), indicó que Corea del Sur demanda diversos productos y servicios de Ecuador, pero sobre todo alimentos, y aseguró que la industria láctea puede aprovechar el acuerdo. “Se abre una oportunidad para poder exportar a este gran mercado lácteos como quesos, yogures y bebidas lácteas”, sostuvo Chávez.

Ecuador y Corea del Sur concretaron la prefirma del acuerdo comercial

Por su parte, Olinka Vélez, gerente de Café Vélez, empresa que ha exportado sus productos los últimos siete años al mercado de Corea del Sur, proyectó que con el acuerdo se generarán muchos beneficios para las pymes que producen cafés de especialidades. “Corea del Sur actualmente tiene más de 100.000 cafeterías de especialidad y hay una demanda real en la que podemos crecer en una forma sostenida. Nosotros no queremos producir para vender; nosotros queremos vender para producir”, sostuvo Vélez.

Mientras, Felipe Ribadeneira, presidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), aseguró que el sector está muy expectante a la firma del acuerdo entre Ecuador y Corea del Sur. “Ecuador y Corea del Sur son economías complementarias. Importamos muchas materias primas y bienes de consumo que nos permiten crecer en exportaciones a ese mismo mercado”, explicó el dirigente.

Destacó además el trabajo conjunto del ministerio con el Cuarto Adjunto. “Esperemos que este acuerdo se explote de la mejor manera para que genere trabajo y bienestar a todo el Ecuador”, concluyó el titular de Fedexpor.

Publicidad

Por su parte, Ingu Park, vicepresidente de Dongwon Group, empresa coreana de pesca que ha operado en Ecuador durante quince años, destacó que, según su experiencia, Ecuador es un país que cuenta con un fuerte potencial productivo. “Ecuador es un país oportuno, el mejor país, para acceder al mercado latinoamericano. Tenemos economías complementarias”, concluyó. (I)