Después de varios años de estar cobijada en Ecuador bajo el paraguas de distribución de General Motors (Chevrolet), Suzuki consideró que era el momento para iniciar una carrera de manera independiente, con sus propios puntos de venta para hacer crecer más su participación.

La marca de origen japonés inició en plena pandemia la búsqueda de un nuevo representante para Ecuador a través de un proceso internacional. La compañía escogida fue SZK del Ecuador, una firma que tiene como principales accionistas a empresarios del grupo Casabaca y otros ejecutivos con experiencia en la industria.

Suzuki se vio atraída por el plan que propuso esta empresa, que estima invertir más de $ 20 millones en el proyecto de introducir la marca de manera autónoma. La comercialización de carros arrancará a partir de julio; las primeras importaciones están en camino al país.

Comenzarán con la venta del S-Cross, un modelo de la categoría SUV que ya se vendía en Chevrolet. Y en lo que resta del año introducirán otros dos vehículos de este segmento. Suzuki tiene en esta categoría modelos como el Vitara y el Jimny, que han recibido renovaciones.

Publicidad

El segmento SUV ha ido ganando espacio en Ecuador. Durante el 2020, en el país se vendieron 32.793 SUV, superando las 28.545 unidades del segmento de automóviles, según datos de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade).

Venta de vehículos de nueva tecnología intenta tomar impulso tras freno en pedidos

Suzuki tiene plantas en diferentes países en Asia y Europa. Los SUV se fabrican en Hungría y desde allí se importará parte de la producción; el resto vendrá de Japón, India e Indonesia, según Esteban Acosta, gerente general SZK del Ecuador.

Considerando el escenario actual y tratándose de que iniciarán las ventas en el segundo semestre, la compañía proyecta colocar unas 1.500 unidades en lo que resta del 2021.

Suzuki tiene planes de introducir un amplio portafolio en Ecuador. Arrancará con el segmento de SUV, en el que están el S-Cross, Jimny, Vitara. Tomado de Suzuki

El ejecutivo sostiene que pretenden ir ampliando gradualmente el portafolio de Suzuki en diferentes segmentos. Esta marca, por ejemplo, en Chile vende unos quince modelos y es número dos en ventas.

“Creemos que puede llegar a posiciones estelares de ventas, por los precios, pues se adaptan al consumidor de la región. En Ecuador, más del 50% de los automóviles se venden por debajo de los $ 20.000 y más del 70% en los SUV se venden en menos de $ 30.000 y es allí donde Suzuki tiene sus precios”, afirma Acosta.

La venta de carros aumentó 13,72% en el primer trimestre y el segmento SUV sigue creciendo

La idea del nuevo representante de la marca nipona es aprovechar el reconocimiento que ya tiene la marca en Ecuador para ir consolidando una mayor participación. Y eso lo buscarán con mayor presencia en las ciudades clave para el negocio automotor.

Publicidad

SZK del Ecuador realizó un estudio que llevó unas seis semanas y que determinó que la marca estaba en el puesto 8 entre las 10 más reconocidas entre los consumidores. Sebastián Becerra, jefe de marketing, sostiene que eso les da un panorama positivo porque el ecuatoriano identifica la marca.

La empresa tiene planes de que el 60% de la red de concesionarios sea propia en ciudades como Quito y Guayaquil. El restante se establecerá a través de socios en provincias que tienen puntos de venta en Ambato, Ibarra, Latacunga, Cuenca. Los puntos se identificarán como SZK Store.

“Vamos a arrancar con 11 puntos de venta, de los cuales 6 serán propios de SZK del Ecuador”, indica Acosta.

La cifra

120

fuentes de empleo generará el ingreso de Suzuki a Ecuador de manera autónoma.

¿Qué pasará con la posventa?

Los clientes que poseen vehículos Suzuki que fueron adquiridos anteriormente tienen garantía y los servicios de posventa.