Existe preocupación en el sector que lidera las exportaciones no petroleras y no mineras del país y que cerraría el año con alrededor de $ 7.000 millones en generación de divisas. Se trata del sector camaronero, que esta vez activa sus alertas y advierte sobre el impacto que causan al sector larvicultor las larvas producidas ilegalmente.

La Asociación de Productores de Larvas de Camarón (Asolap) expuso al viceministro de Acuacultura y Pesca, Andrés Arens, la grave situación que ha venido atravesando el sector larvicultor en los últimos años.

¿Por qué el camarón ecuatoriano es tan temido por sus competidores?

Asolap estima que existen alrededor de 450 laboratorios en el país, de los cuales indica que la mitad son irregulares y no afilian a sus trabajadores, que adquieren insumos en el mercado negro (probablemente robados) y que compiten de manera desleal operando con costos de producción ilícitos y completamente irreales.

Publicidad

El gremio aseguró que el gran crecimiento dado en las exportaciones de camarón se debe, entre otros factores, a la calidad de la larva que se produce, pues se ha logrado desarrollar animales resistentes a enfermedades y con potencialidad de crecimiento cada vez mayores y en menor tiempo; sin embargo, la bonanza económica de las exportaciones camaroneras no ha sido percibida por los larvicultores, principalmente por los precios excesivamente bajos debido de una competencia desleal.

El gremio explicó que mientras en el mundo se paga un precio promedio entre $ 4 y $ 6 por millar de larvas, en el Ecuador por la misma cantidad se cancelan apenas $ 2 promedio, a pesar de que los costos de producción en el país son altos.

“El sector formal se abastece de insumos a precios internacionales y opera con uno de los costos de mano de obra más caros de la región; sin embargo, este precio de venta que es 55 % más bajo que el precio internacional se ha mantenido durante los últimos cinco años a pesar del gran crecimiento de la industria y sus exportaciones”, recalcó Asolap en un comunicado, en el que además reveló los compromisos a los que llegó con las autoridades:

Publicidad

  • La realización de controles en carretera para certificar que las larvas que circulan en el país son producidas legalmente, con la facultad que acompaña a la Subsecretaría de Acuacultura de incautar aquellas que no puedan ser justificadas con la documentación pertinente.
  • El compromiso de trabajo en conjunto con el Servicio de Rentas Internas (SRI) para prohibir la emisión de comprobantes de venta o retenciones a quienes no cuenten con acuerdo ministerial que avale su calidad de productores de larvas.
  • La intensificación de controles, por parte del Viceministerio de Acuacultura (como ente rector), en establecimientos que operen sin acuerdo ministerial.

Rafael Verduga, presidente de Asolap, agradeció la apertura y “sobre todo el ofrecimiento que nos han hecho para luchar contra la informalidad. Estaremos expectantes de las acciones a las que se han comprometido y que se hagan todos los controles que lastimosamente no se hicieron en administraciones anteriores y cuyas falencias nos han llevado a la situación crítica en la que estamos”.

Sector camaronero calcula en $ 0,16 por libra de camarón el impacto de la eliminación del subsidio

Además enfatizó que el gremio no ha solicitado regulaciones adicionales, beneficios especiales o que se limite la competencia, sino que exige que se haga cumplir la ley. La Ley Orgánica para el Desarrollo de Acuicultura y Pesca, aprobada en el año 2020, y su reglamento, que fue expedido en febrero de este año, que brindan todas las facultades e instrumentos necesarios para que el ente rector realice los controles y las clausuras respectivas. (I)