Roberto Salas Guzmán colabora con el gobierno del presidente Guillermo Lasso desde agosto pasado como consejero ad honorem de inversiones y alianzas público privadas. La designación se efectuó a través del decreto ejecutivo 150.

Ha participado en cien reuniones, unas con inversionistas, otras con la banca multilateral. Cada cierto tiempo dialoga con Lasso, con quien se conoce hace varios años.

Viceministro Daniel Legarda planteó diez acuerdos comerciales antes de finalizar el Gobierno

Dice que Ecuador tiene todo el potencial para atraer inversión, pero ciertos aspectos deben analizarse, como la tramitología.

¿Cuándo nace su acercamiento con el presidente Guillermo Lasso hasta llegar a la designación como consejero de inversiones?

Publicidad

Conocí al presidente hace algunos años, pues teníamos algunos proyectos, iniciativas, compartimos algunas afinidades, que es el trabajar dentro de la empresa privada. Él desde sus funciones en el Banco (Guayaquil), yo desde el grupo que dirigía en ese momento en Ecuador. Nos conocimos y se fue construyendo una relación más profesional que personal, y cuando salí en 1999 (al exterior), cada vez que venía lo visitaba a Guillermo como a otras personas… A inicios de 2019, cuando cerré mi carrera internacional, vine con todas las ganas de contribuir con el país con toda mi experiencia, vino la invitación del presidente, que es irrefutable. Entonces, para mí, fue muy importante aceptar este desafío.

De acuerdo con el decreto ejecutivo 150 se encargará no solo de asesorar al mandatario, sino de recomendar mejores prácticas para promover la inversión y otras acciones. ¿Pero cuál es la principal función?

Ser un interlocutor y canalizador de inversionistas, que estén interesados en invertir en Ecuador, fundamentalmente en el área pública… a través de la inversión con participación del sector privado. Entonces, para eso había que hacer una estrategia que es traer las mejores prácticas que puedan existir a nivel mundial para que las inversiones, a través de asociación público-privada, puedan ser exitosas.

¿Qué trabajo ha realizado durante estos tres meses de gestión?

Publicidad

Hemos podido lograr visitas, atender a inversionistas, fundamentalmente extranjeros, que ya están en el Ecuador porque están interesados en ingresar al país para no solo mantener el interés sino que aumenten las inversiones a través de la generación de confianza, apertura y explicación de las grandes oportunidades que el Ecuador está brindando. Aparte hemos podido tener un importante acercamiento con la banca multilateral, la cual nos ha acogido de una forma extraordinaria como Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Banco Mundial y otras instituciones internacionales para establecer mecanismos de financiamiento, no solamente de proyectos a largo plazo sino que nos ayuden a establecer los estudios y la estructuración de proyectos que nos permitan generar un portafolio más robusto de lo que normalmente el país ha tenido hasta ahora. Esto nos ha permitido más de 100 reuniones y se ha podido establecer un esquema de confianza y de interés en las firmas de inversiones, para tomar decisiones en los próximos meses y años.

De los aportes que ha realizado, ¿algunos están o no en el proyecto de Ley urgente para el Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal?

Hay algo importante en la definición de la estrategia, es que el Ecuador tiene que mejorar la institucionalidad y su nivel de regulaciones y las capacidades de gestión y ejecución. En la parte de instituciones, las mejores prácticas mundiales exigen que en una estrategia de inversiones públicas, a través de participación del sector privado, es fundamental el hecho de que haya una unidad de gestión, que empiece con generar las capacidades para diseñar y estructurar proyectos robustos porque son los que al final interesan a un inversionista. Hay un segundo elemento de mejorar el nivel regulatorio y un tercer elemento es darle capacidad de gestión al Estado, no solamente una secretaría nueva o a un ministerio, sino capacidad de tal forma que estos proyectos puedan fluir con una mejor coordinación. En estos tres ejes hemos tratado de hacer propuestas muy concretas, algunas de estas están recogidas en esta ley que fue incorporada como urgente y otros elementos se van a incorporar en las próximas leyes.

¿Los ejes tienen algún plazo establecido de cumplimiento?

Publicidad

El esquema de la creación institucional es de corto plazo, depende de un tema presupuestario y está avanzando con predisposición positiva dada la urgencia y la necesidad de generar ese nivel de inversiones que se espera. Y las mejores regulatorias, primero con unas mesas técnicas que permitan la retroalimentación de los grupos que están interesados en este tipo de esquemas, lo cual esperamos que en este mismo año quede terminado. Y a partir de diciembre hasta el próximo año la idea es tomar los proyectos que el país está generando, a nivel de inversiones públicas, y ponerlos en una plataforma que nos permita una gestión de resultados y que comiencen a ser visibles.

¿Cada cuánto tiempo se reúne con el Ejecutivo?

Son reuniones periódicas, el primer mes nos encargamos de estructurar la estrategia y tuvimos una reunión con el presidente y todo el staff y se aprobó la parte más estratégica. Luego se definió que debíamos establecer un portafolio de proyectos y ha ido evolucionando y a estas alturas vamos a presentarlo en el Open for Business, donde todo el equipo de Presidencia ha estado apoyando y ministerios, sobre todo el de Producción.

¿Quiénes son los inversionistas con los que se ha dialogado, de qué países provienen?

Publicidad

Todos los contactos que hemos hecho tienen una altísima relevancia, pero sí puedo decir que hemos tenido una muy buena aceptación. No solamente de inversionistas, banca multilateral, sino de banca de inversión. Hemos tenido acercamiento con embajadas, cámaras de producción, Banco de Desarrollo del Ecuador (BDE).

¿Cuál es la percepción del inversionista hacia el Ecuador?

Hay experiencias muy buenas y otras no. Hay ciertos inversionistas que nos ha tocado insistir en que se apueste por una nueva capacidad de gestión, con mucha más apertura, y sobre todo con un interés de darle más agilidad a la evolución de los procesos de aprobación de los proyectos. Y hoy he recibido una retroalimentación en algunos casos bastante positiva y también muchos inversionistas que han estado bastante agotados por efectos de la tramitología, falta de respuesta, en otros casos.

Lo que hemos podido ver es que todos los esquemas pueden tener soluciones. No son fáciles porque esto no solo requiere un esquema técnico, sino mejorar en lo regulatorio como, por ejemplo, poner plazos en las instancias de aprobación de un proyecto.

¿Cuáles son las áreas con mayor potencial?

Hay áreas que han sido priorizadas, sobre todo por el plan de gobierno, y tiene que ver con el esquema de hidrocarburos, energías renovables y las no convencionales, y minería. Estos cuatro sectores representan más del 60 % de las oportunidades de inversión. Y hay otros elementos importantes. El programa de vivienda de soluciones habitacionales que tiene el país es importante, también en el mundo de telecomunicaciones. Y esperamos seguir concretando iniciativas y proyectos estratégicos como el área de salud y seguridad. (I)