El presidente de la República, Guillermo Lasso, dio un par de señales sobre cambios tributarios para el país, en una entrevista televisiva, a propósito de los 100 días de gobierno. Aseguró que firmó un decreto que establece la eliminación del impuesto a la salida de divisas (ISD) para el sector aeronáutico y además anunció que se eliminará el impuesto a las herencias. Sobre este último tributo dijo que no recauda nada para el Estado y que en cambio molesta a todo ciudadano que tiene un terreno o una casa y que quiere heredar el fruto de su esfuerzo a sus hijos.

Efectivamente, ayer se publicó en la página web de la Presidencia el Decreto 182 que establece una tarifa del 0 % del ISD para transferencias, envíos o traslado de divisas que realicen las aerolíneas extranjeras autorizadas a operar en el país y para todas aquellas que entregan servicios de pasajeros, carga y correo.

El documento indica que en quince días el SRI deberá modificar la resolución que sea pertinente con el fin de incluir dicha suspensión. El decreto entrará en vigencia una vez que sea publicado en el Registro Oficial. Sobre el ISD general, el presidente Lasso ratificó que se bajará un punto por año, lo cual representa un impacto fiscal de $ 220 millones en cada periodo.

De los datos publicados en la web del SRI, el impuesto a las herencias ha recaudado entre $ 24 millones y $ 26,9 millones anuales entre 2017 y 2020. A julio del 2021 ya se ha llegado a $ 29,9 millones. Los ciudadanos que heredan deben pagar entre el 5 % y el 35 % del valor, dependiendo del monto de la herencia. Adicionalmente, el Ministerio de Economía y Finanzas ya informó que la eliminación del ISD aeronáutico representaría un impacto fiscal de $ 10,4 millones.

Publicidad

Ambos cambios aún se pueden considerar simbólicos, dice José Hidalgo, director de la Corporación para el Desarrollo (Cordes), ya que lo que se deja de percibir no son grandes cantidades. Sobre las herencias, Hidalgo aseguró que una alternativa mejor sería no retirarlo, sino que el impuesto a la renta que se paga durante toda la vida pueda ser una suerte de crédito tributario frente a la herencia.

Esto generaría dos efectos, el primero es desvirtuar cualquier percepción de que lo que se quiere es beneficiar a los miembros de un grupo social de altos recursos, pero además incentivar el pago del IR. Sobre la eliminación del ISD en general que representa $ 1.000 millones anuales, explicó que implicaría buscar una fuente para reemplazarlo, posiblemente otros impuestos.

Para Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF), lo más destacable de los anuncios hechos este miércoles por el presidente Lasso se relacionan con la visión que tiene el Gobierno sobre el país. Este puede encaminarse a atraer inversiones, abrirse al comercio exterior, al orden fiscal. Para Carrera, tanto el tema de herencias como el ISD aeronáutico e incluso la intención de celebrar varios acuerdos comerciales con EE. UU., Alianza del Pacífico, Rusia y China, tienen un hilo conductor que es mejorar el ambiente para la inversión y el comercio y de esta manera reactivar la economía y generar empleo.

Carrera sostuvo que el retiro del impuesto a las herencias es positivo, pues este no rinde mucho al fisco y más bien generó un impacto psicológico en la inversión de las personas naturales en bienes raíces, en construcción. Además dijo que se abrió la puerta para que muchos trataran de evitar el impuesto con herramientas legales como venta o traspaso en vida de los bienes.

Publicidad

Entre tanto, agregó que el ISD actualmente ahuyenta la inversión y es una necesidad eliminarlo gradualmente durante los cuatro próximos años.

Se vienen acuerdos comerciales

Mientras, el presidente Lasso dijo que es urgente abrir mercados en el mundo. Así, indicó que fue a México para buscar concretar un acuerdo de libre comercio con México y así poder ingresar a la Alianza del Pacífico. El 18 de septiembre acudirá a la Cumbre de Celac y le pedirá al presidente Manuel López Obrador que se agilice el proceso para concretar el acuerdo hasta finales de año. Adicionalmente, ha conversado con los presidentes de China y Rusia para iniciar formalmente las conversaciones hacia un tratado de libre comercio con China y con Euroasia, respectivamente. También se ha planteado a los senadores la necesidad de un tratado de libre comercio con EE. UU. Aseguró que Ecuador es el único que no tiene un acuerdo con ese país, “por atavismos ideológicos, por complejos”.

Para José Hidalgo, de Cordes, el libre comercio es una vía idónea para que países como Ecuador puedan desarrollarse y vender sus productos a economías más grandes. Sin embargo, dijo, se debe buscar que los socios comerciales sean relevantes y complementarios para el país (que produzcan cosas que nosotros necesitamos y que compren cosas que nosotros producimos). Por ello, opinó que el acuerdo con EE. UU. debe ser una prioridad. En el caso del acuerdo con China, por ejemplo, se debe buscar establecer desgravaciones extendidas en cuanto a productos que ellos generan a bajísimos precios y que serían competencia para los de Ecuador.