La Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentó hoy un análisis de la situación institucional, gobernanza y gestión de inversiones del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), en el cual se han hallado algunos problemas en el ámbito de la coordinación entre el IESS y Biess, la estructura del directorio, falta de información y poca prolijidad en la cobranza.

La organización indica que se han detectado “importantes desafíos y espacios de mejora” para la entidad que maneja los dineros de los afiliados del IESS. Los resultados son parte del programa de asistencia técnica que había brindado la OIT al IESS desde el 2018.

La OIT recomienda establecer un rol preponderante del IESS en cuanto a ejercer una propiedad activa sobre el banco. Propone que en la normativa se establezca una coordinación entre el IESS y el Biess, “especialmente para facilitar el análisis y evaluación de la sostenibilidad de los fondos de la seguridad social que debe realizar el IESS como parte de su mandato”.

El estudio también plantea la revisión de la estructura del directorio del Biess para reforzar su independencia ante los ciclos políticos y garantizar una apropiada rendición de cuentas, una suficiente disponibilidad de recursos y la pericia necesaria para cumplir sus funciones. La OIT propone revisar la estructura del principal órgano de gobierno del Biess para “asegurar que las inversiones de los recursos de la seguridad social se realicen en el mejor interés de los afiliados y jubilados”. Actualmente existen dos delegados del Gobierno: el presidente del IESS que preside el directorio y un delegado del Ministerio de Economía. Además, hay un delegado de los afiliados y otro de los jubilados.

Publicidad

En lo que respecta a la gestión de inversiones, el estudio alerta que los principios y objetivos generales de las inversiones de los fondos de la seguridad social no se encuentran consolidados y priorizados dentro de un documento único.

En todo caso, a diciembre de 2020 el portafolio del Biess se componía de 41,6 % en productos de renta fija en el sector público (títulos de deuda del Ministerio de Economía y Finanzas y por la Corporación Financiera Nacional), 0,7 % en renta fija del sector privado, 3,7 % en renta variable del sector privado, 3,5 % se encontraba en fondos disponibles y 50,6 % correspondía a créditos otorgados. En la composición del portafolio de 2013 los créditos solo representaban el 42 % de la cartera total.

El estudio destaca también la importancia de que el Biess pueda avanzar en ampliar el rango de posibilidades de inversión para la cartera de fondos previsionales, con el fin de maximizar su rendimiento, manteniendo niveles de riesgo apropiados.

La gestión de riesgos del Banco fue analizada con base en las directrices de la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS) y se detectaron espacios de mejora relacionados con una modernización que facilite los flujos de información en línea y la fácil disponibilidad para los distintos órganos de gobierno.

Publicidad

Sobre el tema de los créditos, el informe destaca cómo ha ido creciendo la morosidad, especialmente en el tema de hipotecarios. En 2015 el índice de morosidad era del 2,9 % y luego subió en el siguiente año a 5,3 %; sin embargo, para 2020, año de pandemia, el índice se colocó en 13 %. La OIT resalta que aparentemente no hay los suficientes incentivos para realizar los procesos de cobranza necesarios.

En cuanto al principio de transparencia, el estudio sostiene que la información estadística sobre diversificación de inversiones, retornos por tipo de instrumentos y políticas de inversión disponible en el sitio web institucional es limitada, lo que dificulta a las partes interesadas evaluar el cumplimiento del principal mandato del Biess.

El análisis realizado por la OIT, y enmarcado en las Normas Internacionales del Trabajo, las directrices emitidas por la AISS y las buenas prácticas internacionales, fue presentado a los miembros del directorio del Biess y las autoridades del IESS, quienes manifestaron la importancia de avanzar en la implementación de las recomendaciones emitidas.