La definición del precio al público de la gasolina ecoplús 89, así como los problemas logísticos de tanquería pudieron ser las razones por las cuales Petroecuador aplazó el plan piloto para la comercialización de este combustible de mejor calidad que la extra y la ecopaís, que son de 85 octanos.

La noche del lunes 8, a tres días del lanzamiento del plan, les cayó como balde de agua fría a los distribuidores de gasolina que habían creído en la iniciativa el anuncio de Petroecuador de que “se aplaza” el plan. La empresa pública de hidrocarburos no dio explicaciones y no ha contestado a las consultas de los medios de comunicación sobre cuáles fueron las razones para la decisión.

Es que todo parecía estar listo: ya existía acuerdo con gasolineros, se hicieron las pruebas de manera exitosa, se obtuvieron las muestras con 8 % de etanol, estaba listo el logotipo... Pero en el último momento pasó algo que les hizo desistir.

De acuerdo con Oswaldo Erazo, director ejecutivo de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo, el aplazamiento del plan ocasiona problemas a las 68 gasolineras que estaban apoyando el proceso. Tanto porque debieron hacer inversiones en adecuar sus tanques e incluso obtener un permiso que costaba $ 400. Ahora se han quedado con los tanques vacíos, dijo. Adicionalmente, coincidió en que el comunicado de Petroecuador fue demasiado escueto y por tanto las gasolineras no saben a qué atenerse.

Publicidad

Efectivamente, José Caballero, representante de dos de las estaciones abanderadas con la marca Primax que tenían previsto participar en el proceso, dijo que se encuentran muy preocupados por la decisión de Petroecuador de parar el proceso, más aún cuando ellos ya han realizado una inversión para obtener el permiso: “Tuvimos que habilitar tanques, invertir en el trámite para la inspección. Estamos igual de desconcertados que muchos otros gasolineros que apoyamos la iniciativa”.

Caballero aseguró que ellos simplemente se enteraron por un tuit que había sido enviado por Petroecuador, en el cual ni siquiera se habla de una posible fecha de recuperación del proceso. También comentó que en su caso no tienen problema de dejar sin uso, temporalmente, uno de los tanques. “No hemos desplazado ningún producto”. Sin embargo, aseguró que otras estaciones posiblemente sí se han quedado sin combustible en al menos un tanque por haberlo destinado al nuevo.

Para Erazo, lo que ha acontecido denota que Petroecuador, en su afán de mejorar la calidad de las gasolinas, se embarcó en un proceso que no tenía una verdadera viabilidad. Es que por un lado estaba el precio del nuevo combustible y por otro lado la logística tanto de los distribuidores como de la propia Petroecuador.

En primera instancia el precio de venta al público no había sido informado. Pero la noche del lunes se conoció ya el precio de terminal: $ 3,67. A este precio normalmente las comercializadoras y distribuidoras le aumentan el margen de comercialización. En el caso de que ese margen fuese 23 centavos, entonces el precio de venta al público hubiese sido $ 3,90. Sin embargo, esta cifra, si bien podría ser atractiva porque es más baja que la de la gasolina súper ($ 5,20), no parecía cuadrar con respecto al precio real o de mercado.

Publicidad

La gasolina ecopaís tiene un costo actual congelado de $ 2,40. Sin embargo, el subsidio asciende a $ 1,93. Si se suman las dos cantidades, el precio total de la gasolina sería $ 4,33. En este sentido, una gasolina de $ 3,90 no cubriría los costos que supuestamente tiene Petroecuador con la gasolina ecopaís.

Mientras, en cuanto a la logística, Petroecuador había dejado traslucir que se producirían ciertos desfases en Esmeraldas, en el sentido de que solo un día por semana se podría despachar la nueva gasolina y que ese día no se comercializaría la ecopaís de 85 octanos.

Una tercera hipótesis que se maneja en los pasillos de la empresa es que el cambio reciente de autoridades, que también implicaría un cambio en la manera de manejar a la compañía, podría haber obligado a una mayor coordinación con el Gobierno y por ende a un aplazamiento. (I)