El reciente brote de Fusarium raza 4 en Perú agobia al sector productor bananero ecuatoriano por varios factores, uno de ellos es la proximidad, pues la zona en la que se detectó, Sullana, en el departamento de Piura, se localiza a tan solo 290 kilómetros de Huaquillas, ciudad fronteriza de la provincia de El Oro, una de las mayores productoras de banano del Ecuador, junto con Los Ríos y Guayas.

La plaga llegó a la región en el 2019 cuando fue detectada por primera vez en la Guajira, en Colombia, y en enero de este año se confirmó su presencia en tres estados de Venezuela.

Nuevo brote de Fusarium raza 4 en Perú prende las alarmas en Ecuador, que asegura no tener la plaga

En el vecino país del sur es el segundo brote detectado, después de que en 2021 se confirmó el primer caso, también en el departamento de Piura. Sin embargo, la cuestión geográfica pasa a segundo plano cuando los productores ecuatorianos enfrentan problemas para cubrir el primer desafío para prevenir la llegada del hongo a sus fincas: el factor económico.

Publicidad

Según Franklin Torres, presidente de la Federación Nacional de Bananeros (Fenabe), el sector enfrenta desde hace más de tres años una crisis económica generada por el supuesto irrespeto al precio oficial de la caja de banano por parte del sector exportador. Para este año el precio mínimo de sustentación se ubica en $ 6,50, en el 2022 y el 2021 fue de $ 6,25, aunque en este último año estuvo vigente una tabla de precios que iban desde $ 4,50 hasta $ 6,60 la caja y dependía del calendario semanal. Mientras, en el 2019 el precio vigente fue de $ 6,30.

Preocupado, Torres afirmó que debido a la crisis económica la mayoría de las fincas en el país presentan déficit de fertilizantes y trabajo. “Eso nos lleva a una condición de estar propensos a que entre el Fusarium y pueda ser disperso a nivel país... Si las condiciones económicas de los productores están tan bajas va a ser imposible que inviertan en medidas de bioseguridad”, advirtió el dirigente.

Recordó que este año alrededor de 3 millones de cajas no firmaron contratos para la exportación, lo que –según él– acentuó los problemas económicos en el sector productor, que además “lleva cuatro meses con precios por debajo del mínimo de sustentación”. “Ahora no hay ninguna excusa para que esté bajo el precio, no hay el efecto de la guerra como se suponía que iba a afectar el mercado con Rusia, no hay el efecto de la pandemia que fue utilizada en años anteriores”.

Publicidad

$ 1.500 al año por hectárea se invierten para la bioseguridad

Esto, más aún cuando en un cálculo a priori, aseguró que cada productor debe invertir cerca de $ 1.500 por hectárea al año en medidas de bioseguridad para evitar la llegada del hongo.

Recordó que una vez que la plaga enferma la planta, esta tarda en morir unos cuatro meses y después de eso, en ese terreno infectado no se puede plantar ningún tipo de musáceas por lo menos hasta después de 30 años, lo que representa un alto riesgo para el país, pues la fruta es uno de los principales productos de exportación que genera un promedio de más de $ 3.200 millones de divisas al año.

Publicidad

Solo en el primer semestre del 2023 Ecuador generó $ 1.990 millones por exportación de banano y plátano a sus diferentes destinos, con un crecimiento del 17 % en valor y 8 % en volumen.

De $ 0,08 a $ 0,13 por caja de banano suman al costo de producción las medidas para evitar el ingreso del Fusarium raza 4

Respecto de los $ 1.500 por hectárea, Torres indicó que estos recursos tendrían que ser utilizados en la colocación de cercas vivas, entradas de pediluvios, casilleros, materiales (botas y uniformes) y herramientas propios de las fincas, aunque lamentó que actualmente las fincas ni siquiera tienen cercadas sus plantaciones o delimitadas. “Usted no sabe dónde termina una y acaba otra finca, realmente eso es muy preocupante, es un problema del Gobierno que debió establecer políticas de control y de bioseguridad para los productores bananeros”.

Al problema económico se suma el climático, pues el presidente de Fenabe aseguró que existen zonas en donde tienen 4.000 milímetros de lluvia. “Hay fincas que están afectadas por la crisis económica, otras están afectadas por el fuerte invierno... Es algo completamente inusual y sigue lloviendo, y eso realmente crea un descenso en la productividad y en la salida de las plantas”, lamentó Torres.

“Productores que venden en spot no deberían tener problemas de liquidez”

Desde el sector exportador se aseguró que tras el primer caso de Fusarium raza 4 en Colombia, en 2019, iniciaron sus gestiones para mejorar las condiciones de bioseguridad. Richard Salazar, director ejecutivo de la Asociación de Comercialización y Exportación de Banano del Ecuador (Acorbanec), indicó que el sector ha solicitado al Gobierno que se dote de recursos a instituciones como Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (Iniap) y la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad), para adoptar medidas que contengan la plaga fuera de las fronteras.

Publicidad

“Seguimos pidiendo lo mismo y que se dote de recursos, porque de nada sirve hacer decretos si no se equipan y se dota de recursos a estas instituciones”, sostuvo Salazar. Otra iniciativa fue la importación de variedades tolerantes como el Formosana 218 que se importó en 2022 y se mantiene en observación en el Iniap.

En dos años se espera que la inteligencia artificial ayude a prevenir plagas como el Fusarium raza 4 en países de la Comunidad Andina

En cuanto a la acusación del sector productor acerca del supuesto irrespeto de los exportadores al no pagar el precio oficial a los productores, Salazar indicó que se trata de cierto grupo de productores que venden en spot.

“Es más de lo mismo, viven el momento, creo que cuentan las verdades a medias, exigen el cumplimiento de la ley cuando ellos no la cumplen, se pidió que firmen contratos, no lo hicieron, prefirieron vender en spot porque el precio estaba alto, pero cuando el precio bajó todo está mal, pero no dicen que reciben precios de $ 9, $ 10 y $ 11, la semana pasada cerró en $ 8 promedio el precio de la caja de banano. Cuando se tienen más ingresos se tiene que guardar para las épocas de menos ingresos”, expresó el titular de Acorbanec.

Sin embargo, reconoció que la gran mayoría de productores sí han trabajando en medidas de prevención fitosanitaria contra el Fusarium raza 4 y otras plagas como la sigatoka negra. (I)