El sector lechero formal aseguró que a la fecha se han perdido 8,3 millones de litros de leche, debido al cierre de carreteras que impulsa el paro indígena. A la par envía un llamado de auxilio al Gobierno y a los manifestantes para que acuerden corredores logísticos que permitan la llegada del producto a las industrias y la posterior venta, así como la llegada de insumos a las plantas.

Rodrigo Gallegos, director ejecutivo del Centro de la Industria Láctea (gremio que agrupa a industriales lácteos del país), explicó que, debido al cierre de carreteras, los pequeños y grandes productores de leche ya no han podido hacer llegar el producto a las plantas industriales. Mientras que hasta antes del paro se recibían unos 2 millones de litros diarios, actualmente se están recibiendo apenas 300.000 litros. Pero, adicionalmente, en las plantas ya se está perdiendo la posibilidad de procesarlos por falta de insumos, que tampoco les están llegando.

Para Gallegos se trata de un tema muy preocupante, pues el proceso de ordeño no puede parar; sin embargo, al no poder llegar el producto a la industria, mucho de este se ha tenido que botar en el propio campo.

Para Gallegos, el pedido urgente que hacen al Gobierno y al sector que lidera el paro es que se permita la implementación de corredores alimentarios viales para que se pueda recibir la leche y poder comercializar el producto. En segundo lugar, piden que se sienten a dialogar y se piense en el bien común.

Publicidad

Los diálogos —dice— deberían servir para encontrar soluciones viables, que ya han sido propuestas antes por el sector lechero, para trabajar con los productores más vulnerables, promover la participación de empresas ancla que permitan fomentar la asociatividad, que haya procesos de desarrollo y así mejoren las condiciones.

Entre tanto, Gabriel Espinosa, presidente de la Asociación de Ganaderos de la Sierra y el Oriente (AGSO), señaló que en los diez días de paro los daños son incalculables. Se estima que al menos un 10 % de la producción de leche de la Sierra, que es de 4 millones de litros diarios, se ha visto perdida. La nacional es de 6,6 millones de litros de leche.

En este sentido, dijo que el sector ganadero productor de leche considera urgente que el campo vuelva a la normalidad y se puedan encontrar puntos de entendimiento entre Gobierno y sector levantado en el paro.

Para Espinosa, “lo más grave es que estamos desperdiciando la leche en un país que sufre un alto índice de desnutrición infantil”. Señaló, además, que uno de los principales acuerdos sería que la transportación de los alimentos del campo tenga siempre la seguridad de poder circular a través de corredores humanitarios o convoyes. En este sentido, la AGSO hizo un llamado a la paz.

Explicó que la leche, al ser un producto altamente perecible, se daña en los mismos centros de producción y lamentablemente no sirve ni para entregar a la industria, mucho menos para donar a instituciones. Y lo irónico es que el 70 % de la producción proviene de los pequeños productores, indicó. (I)