Son 1.736 personas contratadas bajo las cuatro modalidades de trabajo que se aplican desde octubre pasado. Estas son: contrato productivo, turístico/cultural, emprendimiento y joven.

La mayoría se concentra en el contrato productivo con 1.395 personas registradas en el Sistema Único de Trabajo (SUT) del 30 de octubre al 25 de enero.

Hay 566 personas con contrato productivo en Pichincha, 253 en Guayas, 242 en Azuay, 143 en Cotopaxi, 87 en Tungurahua, 21 en Manabí, 17 en El Oro, 11 en Santo Domingo de los Tsáchilas, 10 en Imbabura y Carchi, entre otras.

Según cifras del Ministerio del Trabajo, este contrato prevalece más en el sector agricultor, ganadero, industrial, comercial y actividades profesionales, científicas y técnicas.

Publicidad

Según el economista Guillermo Granja, el que el sector productivo concentre más estos contratos se debe a la afectación en pandemia.

“De acuerdo a lo que vivimos en el 2020 y siendo el sector productivo el más afectado, este tipo de normativa contractual hizo que algunos trabajadores sean liquidados y recontratados bajo la nueva modalidad o que otros pudieran ingresar bajo la misma de allí”, dice.

En tanto que para el analista económico Jorge Calderón, la amplitud del contrato hace que haya más trabajadores en ese sector. “Estas variantes de contrato lo que buscan es generar facilidades y unos tienen más aceptación que otros. El productivo (...), porque puede ser aplicado en cualquier sector”, explica.

En tanto, el contrato joven es el segundo con más contratos a nivel nacional: 230.

En cuatro meses, 80 personas han sido contratadas en Guayas, 68 en Pichincha, 27 en Azuay, 19 en El Oro, 7 en Imbabura, 5 en Santa Elena, 4 en Carchi, 3 en Tungurahua y Cotopaxi, entre otras.

Están más en los sectores financieros y de seguros, comercio, administrativos, construcción y actividades profesionales, científicas y técnicas.

Publicidad

Granja considera que este tipo de contrato es un ganar tanto para el joven como para el empleador.

“El profesional está en formación, es un ganar-ganar y le obliga al que trabaja a estudiar para mantener el empleo, pero no todos los puestos de la empresa pueden ser cubiertos con personas en formación, sin embargo, pese a aquello ocupa el segundo lugar (en las cifras de contrato)”, indica.

En cuanto a los contratos turísticos y emprendimiento son los que menos personas tienen en el ámbito laboral.

En el turístico son 87 personas: 20 en Pichincha, 13 en Azuay, 11 en Guayas, 7 en Orellana y El Oro, 5 en Loja y Chimborazo, 4 en Tungurahua, entre otras.

Los 87 contratos están distribuidos en actividades de alojamiento, servicios administrativos, en industrias manufactureras y transporte.

En tanto que en el emprendimiento solo hay 24 divididos en 17 en Pichincha, 2 en Cotopaxi y Azuay; y 1 en Santa Elena, Manabí y Guayas. Concentrados en actividades de alojamiento, comercio y en el área de comunicación.

“Hay emprendimientos que no se formalizan aún y eso hace que sean los últimos en la lista en niveles de contrato”, apunta Calderón.

Las cuatros modalidades contractuales establecen tiempo de contrato, remuneración, jornada diurna, vacaciones e indemnización por despido intempestivo. (I)