La distribución y expendio de productos de primera necesidad se normalizó tras el paro que culminó el jueves 30 de junio, sin embargo, a algunos productos les tomará un poco más de tiempo retomar su normalidad.

Es el caso de la leche, que pese a superar la escasez que se evidenció en los días del paro, su oferta en supermercados no está al 100 %, sobre todo la leche entera, lo que fue constatado en un recorrido de este Diario por varios establecimientos.

En los locales visitados había producto, pero no se apreciaban las perchas llenas como es lo habitual, sino que existían espacios, sobretodo de leche en funda, cuyo precio oscila entre los $ 0,85 y $ 0,89 el litro. Mientras, las perchas con las otras opciones: leche semidescremada y descremada, estaban completas.

Otro detalle se pudo apreciar en las fechas de elaboración de las leches en exhibición, todas las fundas unitarias o paquetes de seis unidades, presentación que algunas marcas ofrecen, fueron elaboradas durante la paralización, entre el 13 y 30 de junio pasado, pero no se encontraron productos elaborados desde el 1 de julio a la fecha.

Publicidad

Más de ocho millones de litros de leche se han perdido durante el paro indígena; lecheros abogan por un corredor alimentario

Y es que durante el paro nacional, y los cierres de carreteras que implicaron, los pequeños y grandes productores de leche no podían hacer llegar el producto a las plantas industriales. Normalmente recibían unos 2 millones de litros diarios y durante las protestas recibieron apenas 300.000 litros, sumado a que algunas plantas aunque tenían la leche perdieron la posibilidad de procesarla por falta de insumos, que tampoco podían llegar, según información del Centro de la Industria Láctea, gremio que agrupa a industriales lácteos del país.

El sector lechero fue uno de los más golpeados durante las paralizaciones, al punto de pedir al Gobierno la declaración de emergencia, pues se contabilizaban pérdidas de al menos un millón de litros diarios, lo que significó para el sector productor unos $ 500.000 diarios de pérdida y para la industria dos veces ese valor ($ 1′000.000). En los días del paro, la leche tuvo que desecharse porque, por el cierre de vías, no pudo llegar a las industrias para ser procesada y distribuida. Además a las fincas tampoco llegaron insumos importantes para su correcto funcionamiento.

Juan Pablo Grijalva, gerente general de la Asociación de Ganaderos de la Sierra y Oriente (AGSO), reconoció que existe una baja en la producción de leche, entre otros motivos, porque los animales necesitan de insumos como minerales y otros, que deben consumir diariamente y que no llegaron durante el paro, además de la muerte de animales porque no podían llegar medicamentos a tiempo.

“La producción y el sector quedaron severamente afectados, pero estamos esforzándonos para que se regularice y normalice la distribución. Fueron algunos días de trabajar a menos del 30 % de la capacidad instalada, y esto evidentemente tiene consecuencias y complicaciones duras de remediar”, explicó Grijalva.

Publicidad

Sobre el desabastecimiento en los establecimientos, indicó que la cadena logística y de abastecimiento tienen elementos y aristas que se retrasan luego de una paralización tan fuerte. “Hay cuellos de botella en distintos espacios que generan demoras y además siempre el recomponerse y levantarse de una situación como la vivida implica imprecisiones y descoordinaciones”, sostuvo el dirigente. Y aseguró: “Al momento le podría decir que de a poco nos acercamos a la normalidad en la distribución, siempre con rezagos y complicaciones logísticas propias de lo que vivimos, pero en términos de distribución la situación viene mejorando”.

Cuatro millones de litros de leche se desperdician al día por el paro nacional, un perjuicio que bordearía los $ 2 millones diarios

Añadió que la complicación más severa radica en los flujos y la liquidez de los ganaderos. “Se va a generar una brecha compleja en este sentido que debemos mirar cómo subsanar”, advirtió.

Mientras, el ministro de Agricultura y Ganadería, Bernardo Manzano, dijo este martes que se reuniría con el sector lechero de la Sierra para analizar la situación. “Tengo una reunión con los lecheros de Quito, afortunadamente con la apertura de las vías y la logística de la recolección de la leche a los pequeños productores, medianos y grandes ya ha comenzado a fluir”, manifestó. (I)