Unos $ 2.300 millones representan las pérdidas que ha tenido la industria aérea en Ecuador durante la pandemia del COVID-19.

La cifra ha sido revelada este miércoles por Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas, gremio que reúne a las principales aerolíneas del mundo y que llegó a la capital para reunirse con autoridades.

Según el organismo, el impacto de la pandemia también ha sido sobre 160.000 empleos directos que manejaba la industria, lo que supone una caída frente a los 231.000 trabajos directos que generaba antes de la crisis.

Aunque la IATA reconoce que Ecuador va por un buen camino a la recuperación, los niveles de tráfico y frecuencias están distantes a lo que se tenía en el 2019.

Publicidad

De junio del 2020 a junio de este año se han recuperado 12 rutas y cerca de 2.100 vuelos, que equivale al 44 % de las rutas que se tenían en junio del 2019.

“Eso no quiere decir que hemos salido de la tormenta”, dice Cerdá, quien agrega que antes de la pandemia Ecuador venía creciendo en conectividad.

Los viajes a Estados Unidos se recuperan más rápido y American Airlines tendrá tres vuelos diarios

Para el personero de la IATA se necesita trabajar de manera coordinada para caminar a la reactivación del sector y evitar lo que sucede en otros mercados cuyas fronteras aéreas están restringidas para vuelos.

Además, recomienda adoptar medidas como la eliminación de impuestos para potencializar la reactivación de los viajes.

Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas, visita el país.

El funcionario propone al Gobierno la eliminación del impuesto eco delta que se cobra en los boletos aéreos y del impuesto a la salida de divisas (ISD), que cancelan las empresas.

Para Cerdá, al eliminarse la tasa eco delta de $ 50 se podrían mejorar las tarifas y estimular la demanda de viajes. Solo aplicando esa medida, según sus estimaciones, se podrían generar 13.000 trabajos y $ 190 millones adicionales en la contribución al PIB.

Publicidad

American Airlines tendrá 6 vuelos diarios entre Quito, Guayaquil y Miami, desde el 3 de junio

El vicepresidente regional de IATA considera que el ISD, que no solo pagan las empresas, sino las personas, también debería ser eliminado como otra alternativa para empujar la reactivación y apuntar hacia los cielos abiertos con Estados Unidos.

“La eliminación (del ISD) reducirá positivamente gran parte de los costes y lo que hemos calculado generaría 31.350 empleos nuevos y cerca de $ 440 millones de contribución al PIB”, indica Cerdá.

Para la IATA, si Ecuador no restringe los vuelos y mantiene las operaciones como ahora, podría obtener una recuperación positiva entre el 2022 y 2025.

“Ecuador tiene una gran posibilidad de desarrollar aún más su conectividad”, indica Cerdá, quien agrega que están abiertos a crear una agenda conjunta con el Gobierno. (I)