El 15 % de las botellas plásticas vuelve a convertirse en botellas tras el proceso de reciclado, que ha ido en aumento en Ecuador, pero muchas más se transforman en madera plástica, láminas, techos, cubiertos, tarjetas de presentación y hasta en camisetas de la Selección.

Convertir los residuos en productos que nuevamente tengan valor es lo que considera la industria como “la gran solución” ante los problemas de contaminación. Y una buena gestión va de la mano de los ciudadanos y de las políticas públicas, indica el presidente de la Asociación Ecuatoriana de Plásticos (Aseplas), Jorge Mórtola.

Una planta de reciclaje da ‘segunda vida’ a plásticos y cartones; se usan para fabricar nuevos productos

Este 17 de mayo —en el Día Mundial del Reciclaje— este sector, que mueve $ 2.100 millones (un 2 % del PIB), analizó que, si bien los consumidores están adoptando un buen hábito, los municipios deben hacer su trabajo.

Por la Ley para la Racionalización, Reutilización y Reducción de Plásticos de un Solo Uso —vigente desde el 2020— y las inversiones de las empresas, las fundas plásticas en promedio ya se fabrican con 50 % de material reciclable; los productos descartables, con 10 %; las botellas tienen un 15 %.

Publicidad

“A pesar de que hablamos siempre de que, de todo lo que se produce, se recicla apenas el 5 %, esa cifra es engañosa, porque estamos hablando de un universo en donde más del 50 % es material duradero: tubos, ventanas, pisos. Tenemos que concentrarnos en ese 50 % que es de un solo uso; y de eso, en el caso del PET, por ejemplo, las cifras en Ecuador hablan de que se reutiliza cerca del 80 %, del cual el 15 % se vuelve a hacer botellas, pero el resto tiene dos fuentes principales: la primera, los textiles. Muchas de las camisetas, incluso de la Selección, tienen partes de botellas de PET; el poliéster es un producto residual reutilizable a partir del PET. Pero lo más importante dentro de nuestro gremio: tenemos importantes industrias en donde grandes volúmenes de reutilización o procesamiento de residuos de PET se exportan, es decir, nuestros residuos van al mundo con valor agregado”, indica Mórtola.

Este proceso calcula que ha tomado diez años de trabajo, y asegura que habrá un “mejor aprovechamiento en tanto en cuanto se destinen recursos para impedir que los residuos terminen en los basureros. Que los municipios hagan su trabajo”.

Día Mundial del Reciclaje: Oportunidad de negocio en el manejo de desperdicios

En los hogares, clasificar y separar los residuos es un hábito que va en aumento, de acuerdo con datos atribuidos al Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Aseplas se refiere a la última publicación de Información ambiental en hogares, de noviembre del 2020. Según ese informe, el 47,47 % de los hogares separaba algunos residuos en el 2017, y en 2019 lo hacía el 61,53 %. Se estima que en pospandemia ya lo hacen al menos siete de cada diez hogares.

Hasta el 2019, el principal residuo clasificado o separado fue el plástico (46,04 %), seguido de los residuos orgánicos (40,09 %), papel/cartón (37,70 %), metal (20,20 %), vidrio (20,12 %) y Tetra Pak (11 %).

Publicidad

Del lado público, sostiene el gremio, se necesita que los residuos plásticos sean valorados para incentivar a los miles de familias que trabajan en reciclaje a que incrementen su portafolio de materiales plásticos para lograr iguales o superiores volúmenes que los que hoy ya se logran con PET (botellas recuperadas, por las que hay un incentivo de dos centavos de dólar). Mientras que los municipios deben promulgar ordenanzas que motiven la clasificación de origen, que impidan que el servicio público de recolección de residuos mezcle los orgánicos con los inorgánicos y que fomente la formalización de los recicladores de base.

Por su parte, la industria trabaja en sostenibilidad, en el diseño e innovación para lograr plásticos más fáciles de reciclar y en productos que contengan residuos de plásticos posconsumo.

También en equipamiento. Y en esa línea, el sector retomará la feria Iplas, que desde ahora organiza para septiembre del 2023, y donde se espera atraer a participantes de 25 países. Se expondrá todo tipo de maquinarias, se realizará el primer Foro Americano de Reciclaje y será también una oportunidad para atraer inversiones, comenta Xavier Gómez, directivo encargado del evento. (I)