La superintendenta de Bancos, Ruth Arregui, reveló esta mañana cuál ha sido –según el último reporte del Banco Pichincha– el origen de los incidentes cibernéticos que se generaron desde el 9 de octubre pasado y que provocaron molestias a sus usuarios al no poder realizar las transacciones, principalmente en canales electrónicos.

La titular del organismo de control del sistema financiero dijo que el banco define lo sucedido como un ataque de ciberseguridad, que ha constituido “un acto delictivo, imprevisto e irresistible, cometido por atacantes expertos y conocidos a nivel internacional”. Lo informó frente a la Comisión de Desarrollo Económico, presidida por Daniel Noboa Azín, que convocó a varias autoridades de control y de justicia, así como empresas privadas para que emitan información sobre el caso del Banco Pichincha y de la protección que debe haber en el uso de datos personales.

Adicionalmente, Banco Pichincha había ratificado en ese informe que como entidad financiera sí cuenta con los niveles de seguridad estandarizados.

Arregui detalló que la intromisión ocurrida fue a nivel de los canales de distribución: la web, los de banca móvil y corresponsales no bancarios. Explicó que las cuentas de ahorros no estuvieron en ningún momento bloqueadas.

Relató también todas las acciones tomadas en torno al caso y, de manera general, cómo se actúa con procesos de supervisión de riesgos y los planes de seguridad que existen.

Estableció cómo se manejó la crisis y la recomendación que hiciera la Superintendencia para que se ejecute una auditoría interna, una auditoría forense, que el Banco mantenga informada de manera transparente a la ciudadanía y que entregue medidas compensatorias a sus clientes afectados.

Consideró que el Banco hará las denuncias necesarias ante la justicia por el delito del que ha sido víctima.

Arregui también explicó que entre el viernes 8 y 9 de octubre, el banco le informó que estaba haciendo pruebas en su data center alterno. Pero luego el Banco reportó el incidente indicando que se generaron intermitencias en sus canales.

También compareció María Villagómez, fiscal del Guayas, quien explicó que al momento no se han recibido en su provincia denuncias de clientes del banco que se hayan sentido afectados por las fallas de canales electrónicos. En todo caso, sí indicó que no existen las herramientas necesarias para realizar las investigaciones en estos casos. Por un lado, solo hay una Unidad de Investigación de Ciberdelitos en Pichincha. Además, en Guayas existen apenas cuatro peritos designados por la Policía para estos mismos temas. (I)