Desde productos de consumo diario hasta delicatessen exclusivas constan en la oferta de las tradicionales canastas o despensas que hay en estos días por la cercanía de las fiestas de Navidad y fin de año. Los consumidores pueden hallarlos tanto en las perchas de los supermercados del país como en las vitrinas virtuales de las redes sociales de varias empresas.

Así, por ejemplo, Almacenes Tía ofrece a sus clientes nueve tipos de despensas que van desde los $ 5,99 hasta los $ 34,99. En la primera, a la que llaman “funda navideña”, hay productos básicos, como arroz, aceite, fideos y pan de pascua de su marca Ta’Riko. En las demás se agregan otros según la necesidad del cliente.

“Al decidir la oferta de productos que contiene cada canasta, se procura año a año mantener el mismo beneficio y precios para el consumidor final. Cada una varía sus productos y presentaciones, y dado el presupuesto final, el comprador podrá escoger la que le sea más conveniente”, señala la empresa.

Los empaques también son variados: hay cartones con diseños navideños y contenedores o canastos que pueden usarse en el hogar.

Publicidad

En tanto, Corporación Favorita, que abarca las cadenas Megamaxi, Supermaxi, Akí y Titán, ofrece quince tipos diferentes de canastos, despensas y contenedores, cuyos precios van desde los $ 9,99 hasta los $ 199,99, explica Rubén Salazar, su gerente corporativo.

“Lo que buscamos es cubrir todos los segmentos de precio, de tal manera que el cliente pueda escoger de acuerdo a su presupuesto y necesidad de productos. Por otro lado, el cliente puede armar a su gusto una canasta o despensa, y nosotros en nuestro centro de distribución la preparamos y entregamos en la dirección que nos solicite. Este servicio lo damos bajo determinadas condiciones”, comenta el ejecutivo.

Ambas compañías señalan que acomodaron su oferta a los cambios de hábitos de consumo de los ecuatorianos que se dieron a partir del año pasado con la pandemia del COVID-19. Por eso variaron algunos tipos, marcas y presentaciones de productos, pero sus ejecutivos agregan que lo importante es que el cliente tiene múltiples opciones para elegir.

Asimismo, Tía y Akí tienen una estrategia comercial similar: si el consumidor presenta la cotización de canastas a menor precio, ofrecen igualarla o mejorarla.

En general, la expectativa de ventas es optimista. Tía cree que la economía del país se está recuperando paulatinamente, por lo que espera incrementar la venta de las canastas navideñas en hasta un 30 % sobre el 2020. Y La Favorita indica, sin dar cifras, que el 2019 tuvo una caída de la demanda, y el 2020 fue aún más acentuada, pero que la perspectiva para el 2021 “es más alentadora incluso que el 2019″.

En la cadena Mi Comisariato, de Corporación El Rosado, también ya se ofrecen seis tipos de canastas, con precios que van desde los $ 9,79 hasta los $ 29,79. Contienen productos nacionales e importados.

Publicidad

Para los amantes de los mariscos, asimismo, hay opciones de despensas navideñas de la pesquera Santa Priscila. Bélgica Acosta, su gerente de Desarrollo de Negocios, explica que durante la pandemia el consumidor local se volcó hacia la compra en línea de proteínas frescas; por eso, en el 2020 sacaron esta “novedad” al mercado. Y la retomaron en este año.

En consonancia con la época, los tres tipos de canastas tienen denominaciones especiales: la Noel, de $ 29,99; la Rodolfo, de $ 19,99; y la Elfos, de $ 9,99. “Las tres son combinaciones diferentes de camarones, tilapias y salmón en presentaciones especiales; además, hamburguesas de camarón, nuggets de tilapia y otros”, señala la ejecutiva.

Las despensas se venden a través de su sitio web www.santa-priscila.com; y de hoteles, restaurantes y cafeterías (el sector llamado horeca).

Quienes prefieren consumir productos orgánicos también tienen alternativas de canastas en empresas como Agroapoyo S. A. Bajo la marca Yuniq, esta vende ocho tipos de “packs navideños” que van desde los $ 12 hasta los $ 30. Incluyen, por ejemplo, frutas o vegetales deshidratados, snacks y salsas orgánicas, vinos, cervezas artesanales y accesorios (como morteros o portavelas) elaborados en sal rosa del Himalaya.

Además, por la compra de cualquiera de ellos más $ 6 se puede elegir entre una tabla de madera, un bolso de lona, un set para el té o una funda ecológica.

Verónica Oleas, su jefa de Mercadeo y Relaciones Públicas, cuenta que lanzaron sus canastas en el 2017. En ese entonces y hasta fines del 2020 tenían un local propio en la capital, pero lo cerraron porque ya no podían sostenerlo a causa de la crisis generada por la pandemia. Así que sus ventas ahora las desarrollarn por las redes y tiendas de productos orgánicos aliadas.

“El año pasado hubo una baja en la venta de los packs, porque actualmente hay muchos emprendimientos y la competencia es fuerte. Cada año buscamos opciones novedosas, pero este nuestra estrategia fue de precios; de hecho, comparados con el año pasado, los packs son más económicos, tenemos desde los $ 12 incluidos impuestos”, refiere Oleas.

Oleas cuenta que su planta, ubicada en Quito, tiene certificaciones BPM, HACCP y Kosher. “Muchos de sus productos provienen de cultivos orgánicos certificados, son libres de gluten, aptos para veganos, libres de aditivos o lactosas. Trabajamos directamente con los productores para fomentar un comercio justo”, indica. (I)