Tras el anuncio de la naviera Maersk de cambiar sus operaciones desde el puerto marítimo de Guayaquil hasta el puerto de Posorja, desde el 2024, la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor) pide fortalecer los estándares de seguridad en los puertos.

El tema de seguridad lo topa este gremio al ser consultado sobre ese cambio: “Fedexpor considera que la decisión de la naviera Maersk (...) implica la necesidad de fortalecer todo el sistema portuario, con especial énfasis en los estándares de seguridad y la facilidad de movimiento de carga”.

Primer buque de Maersk ya llegó a puerto de Posorja y adelanta el inicio de operaciones de la naviera en esa terminal

La versión oficial de Maersk sobre su salida del puerto ubicado en el sur de Guayaquil fue que el cambio se enfoca en su visión de “convertirse en el verdadero integrador de la logística de contenedores que conecta y simplifica la cadena de suministro de sus clientes a través de soluciones globales de extremo a extremo”.

Publicidad

Sin embargo, los exportadores indicaron que la competitividad, como objetivo final, debe perseguirse pero en un contexto de competencia abierta y transparente entre todos los operadores logísticos. “Cualquier movimiento que se dé entre todos los operadores logísticos debe responder a un enfoque de eficiencia”, indicó Fedexpor.

Como consecuencia, el gremio mostró su preocupación por los costos asociados que pueden derivar de esta decisión, por lo que indicó que es importante que se puedan compensar los impactos derivados del mayor esfuerzo logístico para llegar a Posorja, con mayores eficiencias de todos los operadores logísticos, asegurando que no se vean afectados los volúmenes de exportación.

Los 90 kilómetros más de recorrido al puerto de Posorja les costará a los camaroneros $ 400 adicionales por contenedor

“No se puede comprometer el volumen de exportación debido a un mayor incremento de costos logísticos, ya que esto redundaría en menores ventas del sector exportador y consecuentemente menores volúmenes de manejo de carga para todos los operadores logísticos”, concluyó el gremio, que analizó los sectores en los que se proyectan los mayores impactos, que son los que mayor volumen de exportación generan.

  1. El sector acuícola-pesquero, con el camarón como principal afectado y en menor medida las conservas de atún. El gremio resaltó que el camarón es el segundo producto que más volumen exporta; solo en 2022 se exportó más de un millón de toneladas. Además, el presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura, José Antonio Camposano, calculó que el costo adicional por contenedor que debe viajar hasta el Puerto de Posorja, 90 km adicionales, es de $ 400.
  2. El sector agrícola-agroindustrial, con el banano y plátano y el cacao en grano. “Debido a que el banano es el principal producto que más volumen exporta, en 2022 se enviaron alrededor de 6,6 millones de toneladas”. El gremio bananero también hizo sus cálculos, y este cambio de la naviera les representaría un costo adicional de $ 130 por contenedor. En el caso del cacao en grano, según Fedexpor, en 2022 se exportaron prácticamente 371.000 toneladas.
  3. El sector de manufacturas también está entre los que más impacto tendrán. Fedexpor indicó que productos de mayor volumen, como la madera en bruto y los tableros de madera, serían los que deban reconsiderar sus opciones logísticas, teniendo en cuenta que de estos productos en 2022 se exportaron 468.000 y 380.000 toneladas respectivamente. (I)