El sector camaronero rechazó la postura de los gremios cangrejeros y de la pesca artesanal que se muestran en contra del Decreto Ley Orgánica de Urgencia Económica de Gestión de Riesgos y Desastres que propone un mecanismo de regularización de tierras e infraestructuras camaroneras a través de la titularización voluntaria de concesiones acuícolas y que está siendo revisado por la Corte Constitucional (CC).

Este decreto ley fue remitido por el presidente Guillermo Lasso el 5 de septiembre pasado con carácter de urgencia económica a la CC junto con el de Equilibrio, Organización y Transparencia de las Finanzas Públicas, que también está en revisión.

Gremios de cangrejeros rechazan decreto que propone la titularización de tierras camaroneras

El sector cangrejero y pesquero artesanal aseguró que la aprobación de este decreto ley afectará directamente a más de 3.000 cangrejeros y sus familias, según lo expusieron en un comunicado el 13 de septiembre pasado la Federación Nacional de Cooperativas Pesqueras del Ecuador (Fenacopec), la Asociación Puerto Envidia de Naranjal; la Unión de Cangrejeros del Golfo; la Cooperativa de Producción Artesanal El Paraíso del Cangrejo y la Asociación Puerto Envidia de Naranjal y miembro de la Red de Manglares de Churute.

Publicidad

Por su parte, la Federación Ecuatoriana de Acuicultores (Fedac), que representa a los gremios de producción de camarón y de laboratorios de larvas de Esmeraldas, Santa Elena, Manabí, El Oro y Guayas, aseguró que la titularización voluntaria de concesiones acuícolas no se refiere a los manglares y no toca ni modifica ninguna ley relativa a los manglares.

“Este proyecto se refiere exclusivamente a las áreas concesionadas, en donde se están ejecutando actividades acuícolas, que no tendrán variación en su extensión, que están perfectamente delimitadas por sus muros, que están en uso de sus concesionarios y que permiten la circulación de concheros y cangrejeros, tal como está consagrado en la Ley”, aclaró la Fedac a través de un comunicado la tarde de este jueves 14 de septiembre.

Esta aclaración se da después de que los dirigentes cangrejeros y de la pesca artesanal aseguraran que les preocupaba la seguridad de los cangrejeros. “Actualmente (los) que tienen concesión disparan y matan a nuestros compañeros, qué va a pasar con ellos cuando ya tengan la titularización de la tierra”, denunció, por ejemplo, el presidente de la Unión de Cangrejeros del Golfo, Agapito Risco.

Publicidad

Al respecto, la Fedac rechazó estos comentarios y aseguraron: “hemos vivido en armonía y hemos dado apoyo a quienes se dedican a la digna y sacrificada labor realizada en los manglares (cangrejeros y concheros) y también a la pesca artesanal, alguno de los cuales ejercen también la sacrificada labor camaronera, por lo cual es contradictorio el manifiesto que se publica. Lamentamos que los agremiados de la Fenacopec tengan el mismo sufrimiento en seguridad que los agremiados de la Fedac”, sostuvo este último gremio en su comunicado.

Decreto ley de Gestión de Riesgos y Desastres tiene más posiblidad de pasar control de Corte Constitucional que el de Finanzas Públicas

Además, en el comunicado, los camaroneros también realizan una serie de pedidos al Gobierno, entre los que están:

  • Suspender de manera inmediata de construcciones camaroneras en tierras agrícolas y establecer una moratoria de 10 años.
  • La titularización voluntaria de concesiones para que las camaroneras de los concesionarios tengan la estabilidad de poder invertir y las garantías para obtener créditos para tecnificación y mejorar infraestructura
  • Financiamiento para integración vertical de Pymes y alivio financiero en obligaciones contraídas y que en la mayoría de los casos los mantienen en deudas con instituciones públicas
  • Mecanismos de seguridad que eviten el proceso del camarón robado y mejorar la seguridad física del sector
  • Mecanismos para exportar de manera directa y no depender de oligopolios que manejan el mercado
  • Electrificación equitativa y revisión de la medida que eliminó el subsidio del diésel sin un estudio técnico real de soporte y sin medidas compensatorias. (I)