Hoy quiero hablar de una purga semimisteriosa de productos en Amazon. Probablemente los compradores no se hayan dado cuenta, pero estas eliminaciones nos dicen mucho sobre las reseñas poco confiables en internet y muestran tanto el poder como las limitaciones de Amazon.

Investigar al respecto me hizo sentir (de nuevo) que es agotador tratar de evitar ser engañado o manipulado en línea y nuestros destinos favoritos en internet no están haciendo lo suficiente para protegernos. A continuación, explico lo que está sucediendo.

¿Quiénes fueron eliminados?

Hace unas tres semanas, algunas marcas importantes de Amazon fueron expulsadas de manera repentina.

La mayoría de la gente no reconocería los nombres de las más de una docena de empresas chinas que desaparecieron, entre ellas Mpow y Aukey, pero estas dos venden una gran cantidad de productos electrónicos, como cargadores de teléfonos y baterías externas para teléfonos inteligentes. Si has dado clic en “comprar” en el primer cargador de teléfono o en los audífonos inalámbricos que viste en Amazon, es posible que proceda de uno de esos comerciantes que ahora están suspendidos.

Publicidad

No es usual que Amazon expulse a un comerciante que vende tantos artículos, pero la empresa no ha explicado por qué tomó esta decisión; sin embargo, los expertos en el funcionamiento de Amazon creen que los vendedores fueron castigados por manipular las opiniones de los clientes. Algunas de las declaraciones públicas de la empresa parecen corroborarlo.

Pagarles a los clientes por sus opiniones positivas va en contra de las normas de Amazon, pero también es un secreto a voces que las opiniones compradas o manipuladas de otra manera son habituales en Amazon y en muchos otros sitios de internet.

Un representante de Amazon afirmó que la empresa es “implacable en” sus “esfuerzos para proteger la integridad de las opiniones de los clientes y” que seguirán “innovando para garantizar que los clientes puedan confiar en que todas las reseñas en Amazon son auténticas y relevantes”. Yo también intenté ponerme en contacto con algunos de los comerciantes suspendidos, pero no lo he logrado.

Entonces, ¿por qué es relevante este hecho? Responderé a mi pregunta con otras dos.

¿Podemos confiar en las reseñas en línea cuando es tan fácil engañar al sistema?

Uno de los grandes argumentos de venta de internet es que podemos obtener la sabiduría de la multitud antes de ver una película, comer en un restaurante o comprar un producto, pero hay tantas maneras de hacer trampa con las reseñas en línea que es difícil confiar en ellas.

El hecho de que algunos de los principales vendedores de Amazon hayan manipulado las opiniones de los compradores sobre sus productos demuestra lo extendido que está el problema. Es de suponer que Amazon vigila más de cerca a los grandes vendedores que a las empresas poco fiables que no venden mucho, y es muy probable que esas empresas suspendidas lleven mucho tiempo haciendo trampa en las reseñas, de acuerdo con lo que me dijo Juozas Kaziukėnas, fundador de la empresa de investigación de comercio electrónico Marketplace Pulse.

Publicidad

Eso significa que algunas personas fueron engañadas para comprar productos basura y que los comerciantes que cumplieron las reglas fueron superados por los que no lo hicieron. En resumen, las reseñas falsas nos perjudican y hacen de Amazon un lugar peor para comprar.

¿Amazon descubrió a los comerciantes o lo presionaron para hacerlo?

Hay dos maneras de analizar lo que hizo Amazon. La primera es que Amazon no tiene miedo de castigar a las empresas que comercian mucha mercancía para proteger a los compradores del engaño.

La visión menos compasiva es que al parecer Amazon ignoró el problema durante mucho tiempo y no está claro que Amazon haya descubierto el problema por su cuenta.

La publicación Recode de Vox informó que la presión de la Comisión Federal de Comercio provocó la suspensión de al menos un vendedor y un sitio web de recomendaciones de seguridad informática descubrió en fechas recientes una base de datos de vendedores de Amazon que organizaban pagos a cambio de unos trece millones de reseñas elogiosas. Esa revelación se produjo justo antes de que Amazon procediera con las expulsiones.

¿Y ahora qué?

Entiendo que no quieras conocer el trasfondo de las compras en línea. La mayoría de las veces, comprar cosas en Amazon y otros sitios de buena reputación resulta muy bien.

Kaziukėnas sugirió que tal vez sea momento de dejar de utilizar las reseñas como una manera de evaluar las opiniones de otras personas sobre productos o servicios.

“Es internet”, dijo. “En internet nada es real”.

Y ese es el problema, ¿no? ¿No sería mejor si pudiéramos hacer clic en “comprar” con más confianza sin preocuparnos de que nos hayan engañado? ¿No deberíamos exigirle más a Amazon, Yelp, TripAdvisor y Rotten Tomatoes para que las opiniones sean lo más confiables y transparentes posible? No deberíamos tener que soportar falsificaciones y fraudes. (I)