Un doble fondo creado en un tráiler permitió a una banda de narcotraficantes esconder en el vehículo pesado más de una tonelada de cocaína y a tres hombres que fueron descubiertos este fin de semana bajo la carrocería del automotor. Estaban en un compartimiento secreto y fueron detectados cuando el tráiler ingresaba al Puerto Marítimo, en el sur de Guayaquil.

Agentes del Grupo Especial Móvil Antinarcóticos (GEMA) de la Policía realizaban la inspección de rutina cuando descubrieron a los sospechosos. Uno por uno empezaron a salir del vehículo mientras un policía los alumbraba con una linterna y les pedía que se acostaran en el piso con las manos abiertas.

Un video de ese momento muestra cómo los sospechosos estaban trepados. El espacio creado bajo el vehículo era del tamaño ideal, pues les permitía esconderse sin ser vistos.

Luego de eso se inspeccionó el tráiler y se descubrió un doble fondo con más de 1.190 bloques tipo ladrillo con cocaína, que iban en 20 sacos de yute. Antinarcóticos reveló que la carga tenía un peso bruto de 1,3 toneladas.

Publicidad

Inmediatamente se detuvo a los tres sujetos que viajaban escondidos y al conductor del camión. Ellos fueron identificados como Iván Fernando O. M., Jaime Andrés A. G., Fricson José R. A. y César Iván Y. H.

Se los trasladó al Centro de Salud Cisne 2, ubicado en el sur de la ciudad, para comprobar su estado de salud y luego a la unidad de flagrancia de la Fiscalía del Cuartel Modelo.

Ahí, horas después, se dio la audiencia de flagrancia por el delito de tráfico de drogas y, pese a que la fiscal solicitó la prisión preventiva para los aprehendidos, el juez Aquiles Dávila les dictó medidas cautelares a tres de los cuatro sujetos, pues según el acta de resolución habrían dado positivo para COVID-19 y debían guardar reposo en casa; sin embargo, este Diario tuvo acceso a los informes del Centro de Salud Cisne 2, que pertenece al Ministerio de Salud Pública, y en esos documentos el médico que firma el reporte indica que los cuatro sujetos están en perfecto estado y recalca que no presentan sintomatología relacionada con el COVID-19 ni problemas respiratorios.

Agentes de Antinarcóticos presentes en la audiencia explicaron que el abogado de los sospechosos habría presentado unas pruebas de COVID-19 con resultado positivo, que los hombres se habían hecho antes de su captura. Esos estudios estaban firmados por un médico particular.

El juez Dávila decidió con esto otorgar medidas cautelares a Iván Fernando O. M., Jaime Andrés A. G., Fricson José R. A., porque supuestamente cumplirían con los requisitos del arraigo social y podían permanecer en casa sin peligro de fuga. El juez ordenó la prohibición de salida del país, la obligatoriedad de presentarse cada lunes, miércoles y viernes ante la autoridad para firmar su libertad y el uso de un dispositivo de rastreo.

El proceso penal contra los cuatro sujetos continúa, sin embargo, la Policía se queja de este tipo de actuaciones que ya serían recurrentes.
Semanas atrás, otro caso causó malestar entre los agentes. El fiscal Fabricio Neira decidió no acusar a un sujeto al que habrían encontrado con más de 100 kilos de drogas, pues supuestamente indicó en la audiencia que se trata de un consumidor, quien necesitaría tratamiento médico.

Este mismo fiscal meses atrás se vio envuelto en otra polémica cuando obtuvo una sentencia de dos meses para un sujeto al que hallaron con cuatro fusiles y una tonelada de cocaína en una isla del Golfo de Guayaquil.

Esa sentencia fue por el delito de tenencia ilegal de armas, y la queja de las unidades que investigan estas bandas fue porque de los cuatro detenidos uno asumió la culpa y aseguró que el resto no tenía nada que ver.

Neira decidió no acusar al resto y obtuvo una sentencia de dos meses para el único procesado. Los agentes temen que por la tonelada de droga ocurra algo similar en los tribunales. Ellos dicen no sorprenderse de nada, pues hace un par de años incluso las bandas usaron a un enfermo terminal que asumió la responsabilidad de varias cargas y libró a los narcotraficantes. (I)