A finales de noviembre del 2020, la clínica del Zoológico de Quito (Quito Zoo) recibió a un mono araña juvenil, que vivía en el bioparque Yanacocha, ubicado en Puyo, provincia de Pastaza.

Su llegada fue un traslado programado entre ambos centros de rescate de fauna silvestre, para trabajar en la atención médica y supervisión de comportamiento de esta especie.

Este animal, al que se le identificó como Supay para su manejo, nació lejos de los bosques, bajo cuidado humano en Yanacocha, donde sus padres llegaron después de ser rescatados de un circo.

El mono araña tiene un comportamiento social de fusión-fisión, lo cual significa que este animal en edad juvenil forma su propia tropa, independientes de la tropa de la que forma parte con sus padres, y puede seguir formando más tropas, que se separan y unen dinámicamente.

Publicidad

Sin embargo, esto es óptimo para monos en vida libre, pero en el caso Supay, él no podía experimentar esa relación social normal en cautiverio y existía el riesgo de que entre en conflicto con su padre y de que se reproduzca con su madre.

Por esa razón era necesario el traslado de Supay a otro espacio donde empiece una nueva fase de desarrollo. Por ahora, este mono, que no ha presentado ninguna alteración de salud.

Este pequeño ya está cerca de un mes en el Zoo. Se le identifica como “Supay”, un término quechua que significa demonio,...

Publicado por Fundación Zoológica del Ecuador en Sábado, 19 de diciembre de 2020

Se encuentra en la zona de cuarentenas de la clínica del Quito Zoo, donde diariamente cumple actividades de enriquecimiento ambiental y condicionamiento operante, con el fin de que mantenga un comportamiento normal, según su especie, y que su estancia en este centro de rescate esté basada en estados continuos de bienestar animal.

Además, los especialistas mantienen dietas balanceadas para el animal, cubriendo con sus requerimientos nutricionales de proteína animal, frutas, vegetales y legumbres.

El arribo de este individuo es un caso representativo de gran parte de especies que llegan al Zoológico de Quito. Pese a haber llegado como resultado de la coordinación entre dos instituciones, a diferencia de otros que llegan rescatados en situaciones de vulnerabilidad, mascotización o tráfico ilegal, su procedencia no influye en el trabajo que se le va a aplicar en el departamento de Bienestar Animal del zoológico, ya que todos reciben una atención similar, con el fin de generarles condiciones óptimas para su comodidad y salud.

Se necesita ayuda

Supay es parte de la campaña de apadrinamiento Zoolidarízate que ha implementado el Quito Zoo para obtener recursos y seguir ayudando a los animales silvestres. Para la elaboración de la dieta de este animal se necesitan ingredientes adicionales a los insumos que se ocupan rutinariamente en el área de nutrición, así
como suplementos y objetos para su enriquecimiento y condicionamiento operante.

El Zoológico de Quito alberga a más de 600 animales silvestres, que requieren de significativos esfuerzos humanos, técnicos y económicos para su bienestar. La falta de recursos ocasionada por la pandemia y la llegada permanente de nuevas especies rescatadas ha motivado a la institución a emprender la iniciativa.

La campaña se centrará en visibilizar el caso de nueve animales que necesitan el apoyo urgente de la ciudadanía, como el oso andino, jaguar, mono araña, mono saki, tapir, caimán, águila morena y tamandúa.

Para apadrinar simbólicamente a una de estas especies, las personas interesadas deben registrarse aquí. (I)