Muchos pacientes de COVID en Corea del Norte están siendo colocados en 'campos de cuarentena' y abandonados hasta morir de hambre, afirmó un activista cristiano.

Tim Peters, quien dirige la organización benéfica Helping Hands Korea con sede en Seúl, le dijo al diario hongkonés South China Morning Post que fuentes en Corea del Norte afirman que se han establecido 'campamentos de cuarentena' del coronavirus en ciudades cercanas a la frontera con China. Pero los encarcelados en los campos a menudo se quedan sin atención médica y el hambre es muy común, dijo.

Otros informes escalofriantes sugieren que las personas con síntomas del virus son "tapiadas en sus casas sin comida" y que las autoridades han incinerado decenas de los cuerpos de las víctimas del COVID-19.

'Una de las piezas de información más alarmantes que nos han llegado es que el gobierno de Corea del Norte está proporcionando alimentos o medicinas absolutamente mínimos o nulos a quienes están encerrados allí. 'Depende de las familias de los ciudadanos en cuarentena venir al borde de los campamentos y traer alimentos para mantener vivos a los parientes en cuarentena junto con cualquier ayuda relacionada con la salud que puedan reunir, ya sea para comprar medicamentos vendidos en los mercados o incluso los remedios caseros a base de hierbas recogidos de las laderas de las montañas. "Mis fuentes indican que muchos en estos campos ya han muerto, no solo por la pandemia sino también por el hambre y causas relacionadas", dijo Peters, cuya ONG entrega suministros médicos y de otro tipo a Corea del Norte.

El activista describió la situación de COVID-19 en el país de Kim Jong Un como "sumamente grave". Dijo que la negligencia reportada coincidía con la información que surge de los sobrevivientes de los campos de prisioneros de Corea del Norte, donde los presos reciben "una cantidad absolutamente mínima de comida". Refugiados que han huido de Corea del Norte pero se han mantenido en contacto con familiares que aún se encuentran en el país han informado de casos de personas con síntomas que "fueron forzadas a aislarse o encerrarse en sus casas sin comida u otro apoyo y olvidadas para morir'', según el pastor David Lee, quien trabaja con desertores norcoreanos en Seúl.

Según este religioso los norcoreanos llaman al coronavirus la 'enfermedad fantasma' y que no existen 'kits de prueba adecuados' para rastrear o detener la propagación del virus.

Otro activista de derechos humanos con sede en Corea del Sur, que habló bajo condición de anonimato, dijo a The South China Morning Post que las autoridades habían incinerado decenas de cuerpos. Se produce después de un presunto caso de coronavirus que involucra a un comerciante transfronterizo. El activista dijo: 'Las autoridades centrales de inspección vinieron de Pyongyang y quemaron todos los cuerpos. Los residentes están muy ansiosos”.

Las impactantes afirmaciones se producen cuando el líder norcoreano Kim Jung Un dijo que el país estaba 'libre de coronavirus' durante un discurso en un desfile militar que conmemora el 75 aniversario del Partido Democrático de los Trabajadores de Corea. (I)