Mediante el decreto 1182, el presidente Lenín Moreno fijó en tres pagos mensuales de 145 dólares (435 dólares en total) a 2.315 familias que viven en las islas Galápagos y fueron afectadas por la reducción de ingresos a causa de la falta de turismo por la pandemia del COVID-19.

Los pagos corresponden a un bono de protección familiar por emergencia que se había anunciado en los últimos meses y se da en el marco de la ampliación de la red de protección social.

El bono se entregará en octubre, noviembre y diciembre de 2020.

"La provincia insular ha sido una de las más golpeadas durante la emergencia sanitaria, debido a que su principal actividad económica es el turismo, industria que se ha visto afectada a escala mundial. Por ello, esta transferencia monetaria temporal les permitirá a los núcleos familiares, aliviar el impacto económico provocado por la reducción de sus ingresos, y contribuirá a que puedan reactivar sus actividades económicas", explicó el Ministerio de Inclusión Económica y Social en un comunicado.

Los beneficiarios del bono se estableció por la Unidad del Registro Social y no podrán acceder a las transferencias si ya reciben bonos y pensiones del MIES. También es necesario que algún miembro de la familia sea residente permanente de Galápagos. (I)