El Directorio Ejecutivo del FMI confirmó el miércoles, por la noche, que aprobó un acuerdo de 27 meses en el marco del Servicio Ampliado (SAF) del FMI con Ecuador, por un monto equivalente a $ 6.500 millones. El financiamiento tiene un plazo de 10 años (cuatro de gracia) y una tasa de interés del 2,9%. Por sus características “excepcionales”, el país accede a financiamiento equivalente a un 660% de cuota en el FMI, mucho mayor a la que pudo haber accedido en condiciones normales.

La aprobación del Directorio Ejecutivo permite un desembolso inmediato equivalente a $ 2.000 millones para apoyo presupuestario, dijo el organismo. Esto luego del anuncio que había hecho el presidente de la República, Lenín Moreno, en horas de la tarde, y que había coincidido en que el primer desembolso podría llegar el próximo viernes (mañana).

De acuerdo con un comunicado del FMI, el programa tiene como objetivo proteger vidas y medios de vida tras la pandemia del COVID-19 y continuar apoyando los esfuerzos de Ecuador para estabilizar la economía. Esto incluye ampliar los programas de asistencia social, garantizar la sostenibilidad fiscal y de la deuda, y sentar las bases para un crecimiento sólido que beneficie a todos los ecuatorianos.

Publicidad

Sobre el tema, Cristalina Georgieva, gerente directora del multilateral dijo que “Las autoridades ecuatorianas han adoptado medidas sólidas para abordar la profunda crisis económica y sanitaria desencadenada por la pandemia del COVID-19”. Según la alta ejecutiva del FMI, las primeras medidas de contención fueron fundamentales para frenar y estabilizar la propagación del virus. La respuesta de políticas de las autoridades combinó adecuadamente medidas a corto plazo para contener el impacto adverso de la crisis, e incluyó una importante inyección de liquidez y el aumento de las transferencias monetarias, así como firmes pasos iniciales hacia la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas.

Georgieva también mencionó al “exitoso canje de deuda con tenedores de bonos externos” como un factor que ha proporcionado a Ecuador un alivio importante para la liquidez. Las autoridades también han obtenido garantías financieras de acreedores oficiales, compromisos de instituciones financieras internacionales, y han acordado complementarlos con “una consolidación fiscal ambiciosa, pero realista, a medida que se afianza la recuperación económica”.

De acuerdo con Augusto de la Torre, miembro del Consejo Asesor Económico del Gobierno, en los próximos días se darán más detalles sobre la Carta de Intención con los compromisos del Gobierno, metas fiscales y monetarias. También se conocerá el informe del equipo técnico del FMI sobre la situación del país.

Publicidad

Tras la decisión, De la Torre comentó que el primer desembolso de $ 2.000 millones en estos días está garantizado, no así el segundo que llegaría a finales de año y que dependería de los cumplimientos que hará el Gobierno de sus compromisos.

Para De la Torre, los recursos podrían servir para pagar sueldos, ponerse al día en atrasos, amortización a multilaterales, una parte para el IESS, entre otros. Todo es parte del programa acordado.

Publicidad

También comentó que existen prioridades por atender, por ejemplo. el pago del bono social, pero también temas como el litigio con Chevron que podría costarnos muchos millones de dólares si perdemos.
Explicó además que el rango del déficit en el que deberemos cerrar este año es de $ 8.500 millones, mucho más alto del que se esperaba antes de la pandemia. Obviamente este se debe financiar y justamente en los acuerdos el FMI es muy quisquilloso en lograr que todos los números cuadren.

Ecuador requiere recursos

Para el catedrático Santiago García, el anuncio del acuerdo lo que significa es que se está consolidando la estrategia de acceso a los recursos del FMI y los multilaterales, que lleva adelante el Gobierno. Dada la crisis, esta vía se ha convertido en quizás la única boya de salvamento para el país.

Explicó que hoy Ecuador depende de los recursos, pues en su debido momento fracasaron iniciativas de reciclar recursos internos de clase media y alta que se plantearon en propuestas de leyes rechazadas.

Sobre el destino de los recursos, García dijo que en esta pandemia uno de los grandes problemas que se generaron fue que se ha roto la cadena de pagos del Gobierno.
Con estos recursos puede tratar de igualarse en las grandes deudas que son con la seguridad social, universidades, con los Gobiernos Autónomos Descentralizados, grupo de empresas de proveedores, que no aceptaron la estrategia de bonos, y otros.

Publicidad

El objetivo del acuerdo técnico inicial, según informó Ceyda Oner, jefa de misión para Ecuador en ese momento, era ayudar a las autoridades ecuatorianas a estabilizar la economía y proteger la vida y los medios de subsistencia del pueblo ecuatoriano, y luego preparar el terreno para la recuperación económica y promover un crecimiento sostenible e inclusivo. El Fondo Monetario calcula que Ecuador decrecerá en este año el 11 % del PIB. (I)