El tráfico de fauna silvestre y madera persiste en la región a pesar de la emergencia sanitaria. Aproximadamente 950 ejemplares vivos de aves, mamíferos, reptiles y anfibios fueron decomisados por las autoridades de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, en el primer semestre del 2020.

Durante el período de confinamiento debido a la emergencia sanitaria, la deforestación y tala ilegal no cesaron en el Ecuador, operativos de rutina realizados por la Policiía Nacional decomisaron cargamentos de madera ilegal en las provincias de Guayas, Sucumbíos y Orellana, indica la organización Wildlife Conservation Society (WCS).

WCS y World Wildlife Fund (WWF) son promotoras del proyecto regional Alianza por la Fauna Silvestre y los Bosques con el apoyo de la Unión Europea y la coordinación interinstitucional del Ministerio del Ambiente y Agua del Ecuador (MAAE). Por ello realizarán el conversatorio virtual Tras la pista del tráfico de fauna silvestre y madera mañana jueves 10 de septiembre de 16h00 a 17h30 a través de las redes sociales de ambas organizaciones.

Desde el 2019, las organizaciones han realizado estudios de diagnóstico con el objetivo de levantar información y cifras sobre tendencias en las dinámicas de tráfico de flora y fauna silvestres, así como de vacíos legales que debilitan el registro y la sanción de estos delitos tipificados en varios instrumentos legales del Ecuador.

También se han realizado campañas de comunicación para sensibilizar a la sociedad civil sobre las consecuencias del tráfico de fauna silvestre, como por ejemplo, el mascotismo y cautiverio de animales silvestres, así como acciones para el cuidado de los bosques y el ambiente.

En el conversatorio participarán Sebastián Valdivieso, director de programa WCS Ecuador; Tarsicio Granizo, director de programa WWF Ecuador; Abraham Loaiza, director de Biodiversidad (MAAE); Silvana Chulde, directora de Bosques (MAAE), y Hugo Echeverría, abogado experto en Derecho Ambiental. (I)