La industria camaronera nacional, representada por la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA), solicitó a las autoridades ecuatorianas que se contacten con sus pares chinos para que se disponga el cese de los controles sanitarios autónomos que efectúan las provincias o ciudades de ese país asiático, anunció este miércoles José Antonio Camposano, presidente del gremio.

Esto, después de que la provincia central china de Shanxi anunció ese mismo día la prohibición de comprar, vender y utilizar camarón blanco procedente de Ecuador tras los casos en los que se han detectado coronavirus SARS-CoV-2, causantes del COVID-19, en paquetes de estos productos congelados.

En un comunicado publicado en su cuenta oficial de Weibo -el Twitter chino-, el Gobierno Popular de Shanxi anunció esta medida, que también incluye la orden de retirar todo el camarón blanco ecuatoriano que estaba disponible para su venta en esta región.

Esta nueva controversia entre China y el camarón ecuatoriano se da a poco menos de dos meses desde que el 10 de julio pasado la autoridad sanitaria de China suspendiera a tres establecimientos exportadores de camarón de Ecuador por hallar restos de COVID-19 en el exterior de sus empaques y en la pared de un contenedor, impasse que fue solucionado con la emisión de nuevos protocolos de bioseguridad por parte del lado ecuatoriano y visitas virtuales a las empacadoras por parte de las autoridades chinas.

Publicidad

De enero a mayo Ecuador exportó a China $1039 millones, que del total de exportaciones representaron el 77,83 % de toda la oferta exportable que llega al gigante asiático desde Ecuador. Sin embargo, los envíos comenzaron a sentir la contracción del consumo en el arranque del segundo semestre. Las exportaciones cayeron a $233,30 millones en julio, el 28 % menos frente a lo enviado en el mismo mes del 2019.

En tanto, sobre el caso de Shanxi, Camposano señaló que corresponde a una práctica que ya han informando al Gobierno.

"Las provincias, de manera individual y unilateral, han decidido realizar una serie de controles en sus territorios sobre la superficie de cajas en restaurantes, en bodegas y demás, y a partir de esos controles determinar qué productos se deben vender y cuáles no", señaló Camposano, quien aseguró que al momento no existe ninguna restricción a establecimientos del Ecuador.

Sin embargo, también sostiene que no cabe este tipo de controles cuando la cadena de custodia del producto ha sido violada; y menos atribuir o responsabilizar lo que suceda con los empaques de los productos a los establecimientos exportadores o a los países de origen.

"Esas cajas pudieron haber sido contaminadas o parcialmente contaminadas por un ciudadano chino que las manipuló al descargar el camión en el restaurante", expresó Camposano, quien lamentó que estas actividades autónomas afecten el buen nombre de la industria ecuatoriana que ya ha demostrado el cumplimiento de los estándares sanitarios exigidos por ese mercado.

Por su parte, el Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, informó que no había recibido información oficial por parte de China sobre lo sucedido en la provincia de Shanxi.

Al respecto, Camposano cree que no habría ninguna comunicación oficial del Gobierno chino porque no son controles realizados por la Dirección General de Aduanas de China, que es la que realiza este tipo de inspecciones al momento de la llegada del contenedor desde el origen al puerto de destino.

"Esto no es una suspensión dispuesta por la autoridad sanitaria china", finalizó Camposano. (I)