Un llamado a comprender la crisis social y económica que enfrenta el país hizo el comandante del Ejército ecuatoriano, Luis Altamirano, durante la conmemoración de los 211 años del Primer Grito de Independencia, que se realizó ayer.

"Hoy es tiempo para la reflexión, para el diálogo y los acuerdos. Debemos ser conscientes de los esfuerzos que se realizan frente a las problemáticas coyunturales y estructurales que atravesamos", dijo ayer Altamirano, en el Campo de Marte en la Escuela Militar Eloy Alfaro en Quito, en la ceremonia castrense a propósito de la fecha.

Asistieron autoridades de las funciones del Estado, la vicepresidenta de la República, María Alejandra Muñoz; el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín; el alto mando de las Fuerzas Armadas. El presidente Lenín Moreno no asistió, pero en su cuenta de Twitter comentó: "El espíritu heroico del 10 de Agosto de 1809 sigue vivo en quienes nos cuidan, alimentan, informan, sanan, educan. Ellos llevan ahora la luz de libertad, porque esta guerra la estamos ganando juntos".

En la ceremonia hubo mensajes de agradecimiento para los miembros de las Fuerzas Armadas por su trabajo en la emergencia sanitaria por la pandemia del COVID-19.

Publicidad

"Extiendo un reconocimiento a mis soldados por su labor desarrollada durante esta emergencia sanitaria. Gracias por su empeño, por su sacrificio y por su entrega profesional", expresó Altamirano.

A propósito de la fecha, se tomó juramento colectivo a 127 oficiales, de los que 98 son subtenientes de arma y servicios, y 29 tenientes especialistas; y, ascendieron cinco coroneles a generales de Brigada. Estos últimos son: Edwin Adatty Albuja, Pablo Velasco Arias, Juan Carlos López Andrade, Franklin Pico Medina y Gabriel Flores Tapia.

A ellos, su comandante les aconsejó que "jamás permitan" que su dignidad se mancille. "Consideren que la codicia y la ambición de cualquier naturaleza desnuda miserias y conduce a quebrantar las reglas y a deslindarse de lo ético".

La vicepresidenta de la República, María Alejandra Muñoz, convocó a la "unidad" para enfrentar la "batalla" de la pandemia, y agradeció la "capacidad de reacción de este Ejército".

"Ejército disciplinado, noble y agradecido con la promesa cumplida que les hiciera el presidente Lenín Moreno en el 2017, de respetarlos, dirigirlos y confiar en ustedes. Reciban la gratitud de los ecuatorianos a cada uno y sus familias", expresó la mandataria.

Refirió que los proyectos nacionales se están revisando en el marco de las lecciones de la pandemia "que lejos de desaparecer es preciso enfrentarlas para desacelerar su daño y que sin lugar a dudas será el contexto que nos marcará en los próximos años".

En la mañana, Muñoz y otras autoridades de Estado colocaron ofrendas florales al pie del monumento de los héroes del 10 de Agosto de 1809, en la Plaza de la Independencia en el centro de la capital. (I)