Marco García León, abogado y representante de la organización ambiental internacional Sea Shepherd Legal, aseguró, esta mañana, que dentro de la flota pesquera de 260 barcos que se encuentra en el límite de la Zona Económica Exclusiva del Ecuador (ZEE) podría haber barcos ecuatorianos.

García afirmó esto dentro de su comparecencia virtual en la Comisión de Biodiversidad de la Asamblea Nacional.

Nosotros entendemos que esta flota, si bien ha sido llamada flota china porque principalmente tiene embarcaciones de ese país, también hay la posibilidad de que haya barcos con bandera de otros países, incluso con bandera ecuatoriana”, señaló.

Publicidad

De ser así, según el jurista, podría darse una violación a la legislación ecuatoriana si, por ejemplo, esas embarcaciones están pescando tiburones y luego los desembarcan en Ecuador: “Incluso si los pescan en alta mar. Eso es delito”, añadió.

También confirmó que no hay “pruebas tangibles” de que esta flota haya cruzado la ZEE o la Reserva Marina de Galápagos como también lo aseguró el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, la semana pasada.

“Sabemos que la flota de barcos está pescando fuera del mar territorial del Ecuador, es decir, fuera de las 200 millas. Muchas veces lo hacen en la milla 201. Ellos están mermando las especies marinas únicas que habitan estas áreas”, afirmó.

Publicidad

Aunque no exista ingreso a la ZEE. ¿pueden existir violaciones a la normativa internacional?

Para García la respuesta es sí, ya que estos barcos pueden estar violando, por ejemplo, las disposiciones y normas de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), disposiciones propias de la ley china (si es que se realizan capturas de especies incluidas en CITES o por la CIAT, como el tiburón sedoso). También puede haber trasbordos ilegales en zonas que están protegidas.

García afirmó que Sea Shepherd ha tenido éxito asistiendo a varios Estados en el pasado y reuniendo pruebas de la pesca ilegal por parte de China y embarcaciones con banderas de otros países.

Publicidad

“Hemos enviado informes legales al Estado de la bandera de la embarcación, al Estado ribereño, a las organizaciones regionales portuarias y a la Interpol”, dijo.

Sin embargo, existe un factor para hacer que el trabajo sea mucho más exhaustivo y exitoso que es el trabajo en equipo: “Como Sea Shepherd somos una herramienta de apoyo, pero quienes tienen el conocimiento de lo que pasa en su propio país”.

En Ecuador, esta responsabilidad cae sobre la Fiscalía General del Estado (FGE), Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Nacional, Parque Nacional Galápagos y la Armada del Ecuador.

“Justamente con el apoyo de la FGE, en julio comenzamos una serie de talleres virtuales sobre delitos acuáticos sobre todo la pesca ilegal en Ecuador”, señaló.

Publicidad

Acuerdos de cooperación

Sea Shepherd Legal, con el apoyo de la flota de embarcaciones de Sea Shepherd Society, ofrece asesoría a las autoridades locales en monitoreos de actividades de pesca que en muchos casos son ilegales. "Siempre está abierta la posibilidad de acceder al apoyo de estas embarcaciones (en Ecuador)", añadió García.

El asambleísta Washington Paredes afirmó que junto a Sea Shepherd visitó "algunas dependencias del Gobierno como el Ministerio de Defensa, Armada", en años anteriores, porque la organización internacional quería prestar "desinteresadamente" parte de su conocimiento e infraestructura (barcos) para el cuidado del mar ecuatoriano, especialmente la Reserva Marina de Galápagos.

Sin embargo, dijo Paredes, que desde el Gobierno se les indicó que "eso le quitaría soberanía al Estado ecuatoriano". (I)