Publicidad

Remanente estancado de hidrocarburo por San Rafael llegó a ríos Quijos y Coca ante intensas lluvias

Petroecuador aclaró que no se trata de un nuevo derrame del SOTE.

Trabajadores buscan evitar que el remanente no afecte las poblaciones cercanas a la riberas del río. Foto: Petroecuador Foto: redaccion

Ante la alarma de la presencia de hidrocarburo en el río Coca, Petroecuador aclaró que no se trata de un nuevo derrame dentro de las operaciones del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) y que estas se encuentran estables.

La Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh) informó que este lunes comuneros habían reportado un fuerte olor a diésel y que trabajadores estaban intentando detener el avance por el río.

--#URGENTE Comuneros reportan un fuerte olor a diésel y trabajadores intentando detener su avance por el río Coca.

Petroecuador detalló que la presencia de hidrocarburos corresponde a trazas remanentes que quedaron estancadas en San Rafael, en abril pasado, y a consecuencias de las intensas lluvias fueron removidas por la corriente del río.

--OFICIAL | @EPPETROECUADOR informa a la ciudadanía que no se ha producido un nuevo derrame de hidrocarburos en el oriente ecuatoriano, las operaciones del SOTE son estables. #PetroecuadorResponsable pic.twitter.com/njbK70vsAV

"Desde la tarde de hoy están activados los equipos de remediación ambiental y se han establecido cuatro puntos de control como medidas preventivas para evitar afectaciones a las poblaciones ubicadas en las riberas de los ríos Quijos y Coca", explicó la empresa pública.

El pasado 7 de abril, Petroecuador informó que un hundimiento de tierra en el sector de San Rafael, en el límite provincial entre Napo y Sucumbíos, provocó una reducción de presión en la tubería que se tradujo en la suspensión de las operaciones del Oleoducto Transecuatoriano. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?