En lo que va la emergencia sanitaria por el coronavirus, el Ministerio de Trabajo registró 66 400 desvinculaciones laborales por distintas causas, reveló el ministro de Trabajo, Luis Poveda, ante la comisión del ramo de la Asamblea.

La mayor parte de las desvinculaciones, 38 333 casos, son por mutuo acuerdo; 5883 por terminación de contrato; 3987 por despido intempestivo; por causas legalmente previstas en el contrato, 3277; por muerte del trabajador 101.

Además, por muerte o incapacidad del empleador hay 63 actas de finiquito; por voluntad del empleador antes del visto bueno, 44 casos; por terminación del contrato antes del periodo convenido, 20; y, por voluntad del trabajador, 8 casos.

Ante la comisión indicó que en abril hubo una reducción del 47 % en la terminación de las relaciones laborales por caso fortuito o fuerza mayor, respecto a marzo; y eso dijo que se produjo luego de la emisión del Acuerdo Ministerial 081. La reducción se produjo de 3355 en marzo a 1940 en abril.

Poveda dijo que el empleador que alegue la terminación del contrato individual de trabajo usando la causal 6 del artículo 169 del Código de Trabajo deberá dentro de las 24 horas posteriores registrar en el SUT los fundamentos que sustenten la terminación del contrato.

En torno a las desvinculaciones en el sector público, la subsecretaria Deysi Terán aclaró que no hay directrices de despidos, que en marzo hubo la separación de 821 servidores porque finalizaron sus contratos por efecto de terminación del plazo. Que bajo la modalidad de contrato a marzo hay 38 600 servidores.

Sobre la calificación del COVID-19 como una enfermedad profesional, Poveda dijo que se considerará esto si se cumplen condiciones y eso le corresponde determinar a la Dirección General de Riesgos de Trabajo del IESS. (I)