La banca ecuatoriana logró revertir, este año, una tendencia de decrecimiento a una de desaceleración, en créditos y depósitos. Los depósitos a noviembre del 2019 crecieron anualmente 5,7 % y los créditos, 8,9 %. “Terminamos el año con mejores indicadores que los que preveíamos al inicio”, dice Julio José Prado, presidente de la Asociación de Bancos Privados (Asobanca), quien explica que para diciembre terminarían con una variación anual de más del 6 % en depósitos y más del 9 % en créditos.

En depósitos, el crecimiento es superior al del año pasado (3,2 % a noviembre del 2018), el de créditos es menor.

En un año en el cual el tema político y el económico no ayudaban al país, hubo dos factores que lograron corregir la situación: el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) inyectó $4000 millones de liquidez de los multilaterales en general; adicionalmente, los bancos lograron traer al país unos $1000 millones frescos por parte de inversionistas y de los brazos financieros privados de diversos multilaterales.

Según Prado, de esos $1000 millones que se consiguieron a nivel internacional la mayor parte fue destinada a créditos verdes, emprendedores, mujeres y pymes. Estas líneas reflejan mayor confianza desde los inversionistas y vienen en condiciones más convenientes, lo que permite prestar a mejores tasas y mayores plazos, añade.

Publicidad

Enrique Cañas, jefe de División de Instituciones Financieras de BID Invest, que brinda financiamiento a clientes del sector privado, explica que las líneas verdes son un producto compuesto por un préstamo y servicios de asesoría. Financian proyectos de energía renovable, eficiencia energética y de agricultura climáticamente inteligente, y los dirigidos a pequeñas y medianas empresas (pymes).

Entre estas líneas, recientemente se cerró un préstamo de $30 millones con Banco Bolivariano para incrementar el acceso a financiamiento de pymes e impulsar los proyectos verdes. En 2018, BID Invest otorgó otro crédito igual con Produbanco.

Hace pocos días, BIDInvest, la Corporación Financiera Internacional (IFC) y Proparco, institución financiera de la Agencia Francesa de Desarrollo, invirtieron $50 millones cada uno en un bono emitido por Banco Pichincha (en total $150 millones). Es el primer bono verde en Ecuador y los recursos de la emisión irán a incrementar la oferta de financiamiento verde en el país.

Patricio Chanabá, representante de la Asociación de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), dice que el sector financiero, al igual que otros sectores, se vio afectado este año por la falta de liquidez y la contracción económica. Sin embargo, dice, se hicieron esfuerzos para mantener el crédito.

Indica que en solvencia y sostenibilidad es un sector sólido y con liquidez suficiente.

Este año, recuerda como un evento particular pero positivo, la fusión por absorción del Banco Solidario al D Miro. Esto, explica Chanabá, representa fortalecimiento para el sector de las microfinanzas.

Publicidad

Al ser consultado sobre la viabilidad de que venga banca internacional al país, señala que previamente debe haber cambios en la normativa que se acerquen más a estándares internacionales.

BIMO ya tiene 70 000 cuentas aperturadas

La Billetera Móvil (BIMO) que opera Banred empezará una fuerte campaña publicitaria y de difusión el próximo año, indica el presidente ejecutivo de Asobanca, Julio José Prado.

BIMO es un servicio que ahora lo maneja el sistema financiero privado (13 bancos, 15 cooperativas y 1 mutualista) a fin de que sus clientes realicen transacciones a través del celular, siempre ancladas a una cuenta del sistema financiero (normal o básica).

De acuerdo con Prado, el problema para que no haya habido una aceptación extendida de la BIMO este año fue que su lanzamiento coincidió con las manifestaciones de octubre pasado. Banred realizó el lanzamiento el 3 de octubre, pero dejó de lado la difusión para el futuro. En todo caso, dice Prado, aún sin la publicidad ni la socialización, al momento BIMO ya cuenta con 70 000 cuentas aperturadas. De esas, el 90 % se lo ha hecho en bancos y el 10 % restante, en cooperativas. (I)