Durante un intenso debate que se inició anoche cerca de las 21:00 en la Asamblea Nacional y que duró más de dos horas y media, los legisladores se allanaron a 11 de las 13 objeciones que el presidente Lenín Moreno envió dentro de su veto parcial al proyecto de Ley de Simplificación y Progresividad Tributaria.

La ley ha sido considerada clave por el Gobierno, pues con ella se pretende recaudar al menos $ 600 millones adicionales en tributos para el 2020 y una cantidad parecida para el 2021.

Durante la sesión, anoche, Daniel Mendoza (AP), asambleísta proponente y presidente de la Comisión de Régimen Económico, había mocionado que se votara en dos partes las objeciones.

Tras la intervención de varios asambleístas se propuso votar en tres segmentos.

Publicidad

El primero de ellos sería para allanarse a 11 de 13 objeciones presidenciales: entre ellas la 1, 2, 3, 4, 5, 6, 8, 10, 11, 12 y 13.

Adicionalmente, se proponía que las objeciones 7 y 9 se votaran en dos bloques adicionales y por separado, para tratar la ratificación del texto aprobado en la Asamblea.

Estas dos últimas objeciones tenían que ver: la número 7, con la eliminación del límite en el número de envíos de paquetes por parte de los migrantes hacia el país. Actualmente la ley permite 12 envíos al año, pero con la propuesta de Ximena Peña y Byron Suquilanda, ese límite se elimina y se sugiere un control a quienes superen los 24 envíos anuales.

Con la objeción 9, en cambio el Gobierno buscaba que entre en vigencia de manera inmediata el impuesto a los dividendos, lo cual según varios asambleístas era inconstitucional.

Sobre las objeciones en las cuales la Asamblea se ratificaría, Mendoza destacó que se retiró la figura del devengamiento con obras para el pago de uso del espectro y de la tarifa por concentración del mercado para empresas celulares.

Adicionalmente aclaró que el veto sobre pago en bonos para los GAD y proveedores también buscaba que se pueda hacer el pago a multas internacionales y laudos arbitrales.

Publicidad

Esto, dijo, porque muchas veces el Gobierno no posee los recursos provisionados para ello y debería retirar recursos para otros fines, perjudicando a esos sectores.

Hacia la medianoche se mocionó la votación. Respecto al allanamiento del veto del presidente Moreno en las objeciones 1, 2, 3, 4, 5, 6, 8, 10, 11, 12 y 13, se aprobó con 95 votos a favor, 1 en contra y 28 abstenciones.

En cambio, sobre la moción propuesta por Mendoza de ratificarse en el texto sobre eliminar límites al envío de bienes de parte de los migrantes, se obtuvieron 123 votos a favor y una abstención, con lo cual se rechazó el veto parcial del Ejecutivo en este tema.

En cuanto a la intención de la Asamblea de ratificarse en el texto aprobado por ellos en el tema de los dividendos, que constaba en la objeción parcial 9, no se obtuvo los votos necesarios, por lo que lo sugerido en el veto del Gobierno entraría por el ministerio de la ley.

La votación sobre este último punto fue de 40 votos a favor, 38 en contra, 1 en blanco y 45 abstenciones.

Al final, Fausto Terán (AP) pidió la reconsideración de todo lo votado anoche, para así sellar los resultados.

La reconsideración no fue aceptada por 92 voluntades, con lo cual quedó aprobada la Ley de Simplificación y Progresividad Tributaria.

600 millones de dólares adicionales en tributos espera recaudar el Gobierno con la Ley de Simplificación. (I)