El contralor general del Estado (s), Pablo Celi de la Torre, ordenó el 4 de octubre de 2018 la realización de un examen especial al proceso de ortorgamiento de asilo político y naturalización de Julian Assange.

En ese mismo día también dispuso un examen especial a la gestión administrativa y financiera relacionada con los costos incurridos por el Estado ecuatoriano, para el mantenimiento y permanencia Assange, en la embajada de Ecuador en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte por el periodo comprendido entre el 1 de enero de 2012 y el 30 de septiembre de 2018.

La orden indica que el examen debe determinar la legalidad, veracidad y propiedad en la ejecución de las operaciones admnistrativas y financieras; y, el cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias.

Respecto al otorgamiento de la nacionalidad ecuatoriana a Assange, se establece un plazo de 40 días, contados desde el 4 de octubre de 2018, para que se realice un examen especial a los procesos para el otorgamiento de asilo político y naturalización de Julian Assange, efectuado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana y entidades relacionadas, por el periodo comprendido entre el 1 de enero de 2012 y el 30 de septiembre de 2018.

Publicidad

Según lo dispuesto en el examen se debe determinar si los procesos para el otorgamiento de asilo político y naturalización de Assange, se efectuaron de conformidad a la normativa jurídica y procedimientos previstos en la Ley para estos casos. 

Análisis a nacionalidad

El secretario de la presidencia, Juan Sebastián Roldán, destacó que el examen que realiza la Contraloría permitirá determinar si hubo fraude o engaño de parte de Assange, en el proceso de concesión de la nacionalidad ecuatoriana.

“Tenemos sospechas de que el señor Assange engañó al Estado ecuatoriano con algunos de los documentos y eso está en análisis en la Contraloría, para que sea ese organismo que determine si hubo fraude o algún tipo de problemas en el otorgamiento de la nacionalidad”, subrayó.

Manifestó que el proceso de revisión del otorgamiento de la nacionalidad toma tiempo y tiene plazos específicos que explicará la Cancillería.

El ex canciller @RicardoPatinoEC dice que de Julián Assange recuerda que jugaba pelota, patineta y box, pero no agresiones a funcionarios, peor esas cosas “cacofilas”. Que le pedía que juegue pelota un poco más suave. @eluniversocom pic.twitter.com/EfMt5r1a7K

Roldán lamentó que en el asilo otorgado a Assange se toleraron cosas intolerables, por ejemplo, que el asilado llene con heces fecales las paredes hace cuatro años, cuando Ricardo Patiño era canciller, colocaba orina en los baños, maltrataba a los guardias de seguridad y a los funcionarios.

En una declaración, acompañado de simpatizantes, Ricardo Patiño confirmó que sí hacía escándalo, pero dijo que era un poco de ejercicio y que pudo haber molestado, por lo que pidieron que juegue "más suave". (I)