La orden de tumbar la puerta habría surgido directamente del expresidente Rafael Correa. Así lo recuerda una de las vecinas del barrio La Granja, de este cantón. Pidió no ser identificada por temor a represalias, pues cree que podrían buscarla y ‘hacerle pagar’ el ‘atrevimiento’ de haberlo enfrentado.

La mujer cuenta que acudió a los exteriores de la radio donde Correa dio una entrevista y era esperado por simpatizantes y detractores. Al salir, se embarcó en un pequeño camión y cantaba canciones alusivas al No en el plebiscito del 4 de febrero.

Sin embargo, al igual que en otras localidades, Correa recibió el rechazo de los vinceños con una lluvia de huevos. Cuando la caravana avanzó por las calles Sucre y Jorge Yánez, desde una terraza un grupo de jóvenes lanzó varios huevos.

“En ese momento Correa dijo que ya estaba harto y que eso se tenía que acabar, y se bajó del carro. Nadie creía que se iba a bajar, pero se bajó rodeado de varias personas que tenían esos escudos que usa la Policía”, cuenta la mujer.

Publicidad

Enseguida, relata, el expresidente se dirigió al inmueble desde donde le lanzaron huevos y ordenó que “tumben la puerta”. Correa, dicen los dueños del inmueble, ingresó y subió las escaleras, pero una puerta interior le impidió avanzar.

“No tenía ningún derecho a entrar y menos tumbar la puerta, le dije que ya no era nadie, que fue presidente y que ahora era un ciudadano más”, cuenta la vecina, quien sufrió una patada en la pierna.

La dueña de la casa, quien también pidió la reserva de su nombre, explica que ella y otros familiares estaban asomados en el balcón del segundo piso y que a la terraza se subieron unos jóvenes del barrio.

La mujer dijo que no presentará la denuncia por el allanamiento; pero un oficial de la Policía indicó que las autoridades judiciales analizaban este jueves investigar el hecho de oficio.

En la tarde, el único detenido por los incidentes, Domingo A. V. A., recibió la pena de cinco días de prisión. El fiscal, dijo el sargento Wilmer Flores, consideró que la actuación del individuo se enmarcó en una contravención de segunda clase.

La institución, dijo Flores, esperaba que Domingo A. V. A. sea procesado por el delito de ataque y resistencia. El aprehendido, al salir de la Unidad Judicial de Vinces, aseguró que le debía “mucho a Correa” y que lo detuvieron por supuestamente defender a una mujer que había sido golpeada.

Opiniones
Dos penalistas consultados, Ramiro Aguilar y Gonzalo Silva, coinciden en que el posible ingreso a la fuerza a esta vivienda de Vinces, en el caso de ser denunciado, incurriría en el delito de violación de propiedad privada, tipificado en el artículo 181 del Código Integral Penal (COIP). Aguilar agregó que “solo una autoridad con orden judicial puede ingresar a cualquier inmueble”. Silva recordó, además, que la Constitución vigente establece como parte de los derechos de la población la “inviolabilidad del domicilio”. (I)