Como presidente de la Asociación de Organismos de Integración del Sector Financiero Popular y Solidario (Asofipse) –que aglutina el 90% del número de depósitos de las cooperativas– Juan Pablo Guerra cree que el dinero electrónico no debe ser manejado por el Banco Central (BCE) sino por las instituciones financieras con un enfoque de mecanismo de pago digital.

¿Por qué?

Esto debe estar garantizado por las instituciones financieras... Planteamos que se brinden las garantías tecnológicas para que exista el adecuado acceso y difusión de los medios de pago. Y que el BCE no pueda ser emisor de moneda, así sea electrónica porque esa no es la lógica... Una de las críticas es la posibilidad de tener una emisión inorgánica de capitales que se debe coartar...

¿Cómo incentivar el uso de medios electrónicos?

No es sencillo originar esta cultura de pago. El sector cooperativo tiene un 64% de incidencia en el área rural. Hay que educar a la gente y la mayor confianza que podemos dar es que sus recursos están en su institución financiera y no en el BCE... Si se quiere diversificar los medios de pago, estos no pueden ser manejados por el BCE. Ese fantasma dado en el Gobierno anterior debe eliminarse...

¿Por qué cree que no ha despegado el uso de dinero electrónico desde el BCE?

La falta de interacción con el sistema financiero... No se dio la fuerza suficiente a los canales de recepción. Se tenía ciertas tiendas y negocios... Hizo falta mayor difusión... Este es un insumo más (medio de pago a través de los teléfonos celulares) y el Estado solo debe ejercer el control normativo... En el sector cooperativo tenemos 6,3 millones de socios con los cuales se puede diversificar... Este modelo de transacción no tiene que ser visto desde la imposición con la obligación de abrir una cuenta en el BCE. Esa es una tarea que hemos dicho al Gobierno que deje en nuestras manos. (I)