El gobierno de Lenín Moreno inauguró ayer, a cuatro días de cumplir su primer mes, el proceso de diálogo nacional que ofreció en campaña electoral.

Lo hizo durante un acto en Guayaquil al que asistieron algunos actores, entre políticos y sociales, que han sido críticos de la gestión de su antecesor, el expresidente Rafael Correa.

Por ejemplo, acudieron los alcaldes de Quito, Mauricio Rodas, y de Cuenca, Marcelo Cabrera; el prefecto de Loja, Rafael Dávila; el analista económico Walter Spurrier; y el académico Francisco Huerta.

“Hay tiempo para la confrontación, sí, y hay tiempo para el remanso de vivir dialogando, de vivir en paz”, reflexionó Moreno dirigiéndose a los presentes, a quienes llamó “amigos todos”. A ellos les reiteró una de las ofertas que hizo en campaña: “El diálogo es el único camino para resolver, para acordar, para vivir en paz. No actuaremos ni tomaremos decisiones sin dialogar con los involucrados”.

Publicidad

Moreno formalizó ayer su postura con la firma del Decreto Ejecutivo Nº 49, en el que dispuso que el “Diálogo Nacional Social” será el “mecanismo para la generación de acuerdos en la construcción de políticas, programas, proyectos y otros instrumentos que mejoren la gobernanza y gobernabilidad”.

Además, en el decreto declaró el diálogo con todos los sectores de la sociedad como “política prioritaria de gobierno”.

La secretaria de Gestión de la Política, Paola Pabón, anunció la conformación de al menos siete “mesas temáticas”. A cinco las calificó así: ‘plurinacional’, ‘sectores sociales’, ‘comunicación’, ‘educación’ y ‘revolución agraria’. Otras dos son el Frente de Lucha Contra la Corrupción, que ya fue creado, y el Consejo Consultivo Productivo y Tributario, instancias que Moreno ya había planteado antes.

Pabón explicó que en estos siete “espacios” los ciudadanos, instituciones del Estado y grupos sociales podrán conversar y “abordar” asuntos “controversiales”. Adelantó que en la mesa temática sobre comunicación se discutirá “el proyecto que regula el odio en redes sociales”. Este fue enviado por Correa a la Asamblea Nacional un día antes de traspasar el poder.

La funcionaria no precisó cómo los interesados podrán registrarse, o el número de integrantes por mesas. El decreto indica que los ministerios y secretarías de Estado podrán “instalar espacios de diálogo”, y que en un plazo “no mayor a 60 días” la Secretaría de Gestión de la Política, coordinadora del proceso, presente una evaluación al mandatario.

Moreno anticipó ayer que aceptará “solo aquellas que representen prioridades nacionales a favor del bien común”. Pese a la advertencia, la iniciativa fue calificada como “positiva”, por parte de algunos asistentes como Rodas y Spurrier.

Rodas opinó que el diálogo es importante en una democracia. “Es el mejor camino para impulsar el progreso y el desarrollo”. Hoy se reúne con Moreno en Carondelet. (I)

4
artículos y 5 disposiciones contiene el Decreto Ejecutivo 49.

Vamos a asesorar en este diálogo. Pero que quede claro: nosotros no venimos solo con demandas, sino con acciones y propuestas. Nuestra voluntad no es de dividir sino de construir.Marta Yuquilema, profesora indígena