La declaración del abogado Rodrigo Tacla Durán en la que se habla de un supuesto soborno de Odebrecht en Ecuador por $ 1 millón, consta de seis páginas y ya ha provocado la detención en Quito del exministro de la Revolución Ciudadana Alecksey M. y de Marcelo E.

En su confesión, el 13 de febrero pasado, señaló que si bien “nunca viajó a Ecuador”, conoció “de oídas” las obras de Odebrecht en el país y recordó problemas con una hidroeléctrica, de la que no dio nombres, por lo que Ecuador suspendió los pagos. En 2008, el Gobierno expulsó a la empresa, por problemas en la central San Francisco, aunque regresó en 2010.

Esta delación es distinta a la que publicó este Diario el pasado 20 de abril y que cita a un documento de la justicia federal brasileña en el que Fabio Andreani Gandolfo y Fernando Fernandes Meias hablaron de un pago de $ 1 millón en un contrato relacionado con la hidroeléctrica Toachi-Pilatón.

En Madrid, Tacla (43 años) indicó que la transferencia del millón “podría ser del 2011”, pues dijo que hasta ese año los sobornos se pagaban desde Klienfeld Services Ltd. A partir de 2012 se comenzó a usar la firma AEON, agregó.

Cuando las autoridades le preguntaron por ejecutivos de Odebrecht que negociaron con ecuatorianos, su respuesta fue que no lo sabía. Al único que dijo conocer fue a Eduardo Gedeon, a quien le escuchó sobre los inconvenientes en el país. En 2008, con la expulsión de la constructora, Gedeon, entonces director jurídico de Odebrecht para América Latina, y Fabio Andreani Gandolfo estuvieron refugiados en la Embajada brasileña en Quito.

Tacla adjuntó un acta del Banca Privada de Andorra (BPA), que le había sido entregada por Andrés Sanguinetti, empleado de ese banco en la sucursal de Montevideo. Allí se muestra que el dinero salió de Klienfeld Services Ltd., que para los fiscales de Lava Jato es una offshore constituida en Antigua y Barbuda y que ha sido usada para pagar sobornos, por ejemplo, en Perú y Panamá.

Según el documento, Klienfeld pasó $ 1 millón de su cuenta en el BPA a la de la compañía panameña Tokyo Traders, cuyo representante sería el ecuatoriano Marcelo E., que supuestamente cobró $ 80 mil como comisión. Según registros públicos, Tokyo Traders S.A. fue creada a inicios del 2008, manejada por Soberón y Asociados y disuelta en marzo del 2011.

Para recibir el dinero, el ecuatoriano habría abierto una cuenta en BPA, pero a nombre de la también panameña Percy Trading Inc., representada por G&R Abogados y creada el 4 de enero de 2011.

El 14 de febrero de 2017, un día después de la confesión de Tacla, los abogados renunciaron a todos los cargos directivos de esta compañía. (I)