Vigile siempre su cartera y sus documentos, no exhiba joyas o productos de valor o no coma alimentos sin cocinar en el trópico: son solo algunas de las normas más importantes que conoce la mayoría de los viajeros.

A continuación, una lista de seis cosas que no debe hacer cuando viaja:

1. Confiar en la caja fuerte del hotel

¿Qué hacer con el pasaporte, el dinero, los billetes u otros objetos de valor? Para evitar cualquier contratiempo se guardan lógicamente en la caja fuerte de la habitación. Pero ¿es esta realmente segura? La respuesta es: no.

Algunos modelos muy antiguos pueden abrirse cortando la fuente de alimentación, otros todavía se abren con la configuración de fábrica y muchos revelan el contenido apenas se golpea la tapa con el puño.

Publicidad

Para mayor seguridad de sus pertenencias, puede recurrir a la caja fuerte de la recepción del hotel.

Para los ladrones, las cajas fuertes de las habitaciones de hotel suelen ser nada más que un pequeño obstáculo porque están montadas en el armario o en la pared con simples tornillos. Entonces los delincuentes pueden desmontarlas y llevárselas con mucha facilidad.

Es más seguro utilizar la caja fuerte que se encuentra en la recepción del hotel. Allí se aceptan los objetos de valor a cambio de un recibo y, a diferencia de lo que ocurre con las cajas fuertes de las habitaciones, están totalmente aseguradas.

2. Guardar lo más importante en el equipaje en bodega

Todo lo que necesita inmediatamente después de aterrizar no debe estar en el equipaje que va a la bodega del avión. Según un informe del proveedor de servicios informáticos Sita, en 2019, el último año “normal” de viajes antes de la pandemia de coronavirus, las aerolíneas de todo el mundo extraviaron alrededor de 25,4 millones de equipajes, es decir, algo más de 5,5 maletas por cada mil pasajeros.

Sin embargo, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), tranquiliza a los pasajeros, ya que de acuerdo con sus registros, el 99,5 % de los equipajes perdidos vuelven a aparecer. No obstante, para evitar estar entre el 0,5 % restante, no debe dejar correas sueltas colgando de su equipaje ni llevar una maleta demasiado gastada. También es importante tener en cuenta el llamado tiempo mínimo de conexión de un aeropuerto de transferencia.

Publicidad

Si el tiempo de conexión es inferior al mínimo especificado, es probable que la maleta llegue a su destino como muy pronto en el siguiente vuelo de la aerolínea y sea entregada luego en el domicilio de su dueño. Por eso es conveniente llevar siempre en el equipaje de mano lo que pueda llegar a necesitar manera urgente o alguna muda de ropa.

Al viajar con medicamentos es aconsejable informarse sobre las leyes sobre drogas en los países de destino y llevar una prescripción médica que indique que son necesarios. Foto: Christin Klose

3. No conocer las leyes locales

Es normal que la mayoría de los viajeros cumplan con la ley cuando viajan. Pero también conviene saber, por ejemplo, que en Tailandia insultar al rey está severamente castigado, que en los países budistas no siempre está bien visto cuando la gente se saca fotos supuestamente divertidas delante de estatuas de Buda o que en las playas de las islas Maldivas que no pertenecen a complejos turísticos no se permite el uso de bikinis.

Por otro lado, en Bután está prohibido fumar en público y en el metro de Singapur no se pueden llevar frutos del árbol de durián, que suelen tener olor a moho.

En muchos países es problemático el uso de drones y se necesita un permiso especial. En tanto, en otros, como Marruecos, Irán, Kenia y Egipto están completamente prohibidos. Es factible que el manejo indebido de un dron o cerca de una zona militar tenga graves consecuencias legales, que pueden llegar incluso a una pena de cárcel.

Publicidad

4. No estar preparado para situaciones de emergencia

Sinceramente, ¿cuándo fue la última vez que buscó la salida de emergencia en un hotel? No importa cuán sofisticado sea el sistema de extintores de incendio, en cualquier hotel u albergue debe saber dónde se encuentran las salidas de emergencia.

En varios países está prohibido o restringido el uso de drones para tomar imágenes.

Esto es especialmente importante en los pisos más altos, porque las escaleras de los bomberos a menudo no llegan más allá del séptimo u octavo piso. Del mismo modo, debería conocer el número de emergencia local y saber si vale la pena llamar en caso de emergencia.

Solo en algo más de 70 países, dos tercios de ellos en Europa, cuentan con un servicio de emergencias nacional siempre disponible. En todos los demás países, a menudo hay que saber cuál es el camino al hospital más cercano.

5. Portar medicamentos

Ya sea contra el miedo a volar, por dolores o tensión, hay medicamentos para todo tipo de malestares. Sin embargo, no siempre es conveniente llevarlos consigo al momento de viajar.

Publicidad

Varios países del mundo, como los Emiratos Árabes Unidos, Singapur, Malasia y muchos otros, tienen leyes sobre drogas mucho más estrictas que las de los países occidentales. Así, lo que suele ser una droga común en Europa está posiblemente penalizado en otros lugares, incluso en pequeñas cantidades.

Por lo tanto, antes de viajar, es aconsejable informarse con tiempo, por ejemplo, en las páginas web de las embajadas. También es aconsejable una breve confirmación del médico de cabecera en inglés de que la medicación es necesaria.

6. Comprobar el saldo bancario en el hotel

No es conveniente revisar el saldo bancario, especialmente si el WiFi no está protegido por una contraseña segura.

Apenas aparece entre las redes disponibles la entrada “Invitado” o algo similar, la mayoría de los huéspedes piensa que se trata de la red correcta. Sin embargo, también es posible que los delincuentes hayan instalado su propio punto de acceso WiFi cerca del hotel y puedan rastrear desde el correo electrónico hasta las contraseñas bancarias, instalar malware o redirigir la conexión a sitios de phishing.

Este método también es popular en los aeropuertos y en los restaurantes. Una solución para tener mayor seguridad es utilizar los datos móviles propios o un túnel VPN.