La huella digital es un registro de toda la actividad realizada en internet. De acuerdo al sitio especilizado Ambit, esta incorpora todos los registros y rastros que dejamos cuando utilizamos internet.

El problema con esto es que en ocasiones estos registros representan información sobre nosotros que pueden servir a terceros para ganar dinero o bien conocer nuestras preferencias y poder vender mejor sus productos.

El registro incluye los sitios web que visitas y los correos electrónicos y la información que envías en línea. Los usuarios de Internet crean su huella digital de forma activa o pasiva. Cuando navegamos y visitamos una web, estamos entregando una información concreta al dueño de la página web. Primero de todo nuestra IP, que revela la ubicación geográfica, además nuestra ubicación geográfica, navegador, sistema operativo del ordenador o dispositivo, idioma, sexo, edad… e incluso el último lugar que hemos visitado.

Huellas digitales activas

Una huella digital activa ocurre cuando el usuario compartió deliberadamente información sobre sí mismo (por ejemplo, mediante la publicación o participación en sitios de redes sociales o foros en línea). Si un usuario inicia sesión en un sitio web a través de un nombre de usuario o perfil registrado, cualquier publicación que realice forma parte de su huella digital activa.

Publicidad

Huellas digitales pasivas

Se crea una huella digital pasiva cuando se recopila información sobre el usuario sin que este sea consciente de que está sucediendo. Por ejemplo, esto ocurre cuando los sitios web recopilan información sobre cuántas veces los visitan los usuarios, de dónde vienen y cuál es su dirección IP. Es un proceso oculto.

Cada vez que se utilza interner se deja un rastro. (I)