El multimillonario Elon Musk activó hace unas semanas en Ucrania ‘Starlink’, servicio de internet satelital, después de recibir una petición al respecto del Gobierno ucraniano, que afronta una ofensiva militar de Rusia. Esto para garantizar conectividad y comunicaciones en una zona afectada por un conflicto bélico.

El proyecto ‘Starlink’ nació hace años justamente para tratar de cubrir esta necesidad y proveer acceso a comunicaciones desde cualquier sitio que “tenga vista al cielo”. El proyecto de internet satelital de Elon Musk tiene planificado llegar a varios de países de Latinoamérica en un futuro no muy lejano.

SpaceX, la compañía aeroespacial de Musk, registró ya subsidiarias de Starlink en México, Argentina, Brasil, Chile y Colombia.

De acuerdo con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el 32% de la región; es decir, unos 244 millones de personas no acceden a servicios de internet. De un total de 24 países, un 71% de la población urbana cuenta con opciones de conectividad, ante menos de un 37% en la ruralidad.

Publicidad

Por su parte, para Ecuador, conectar a Internet a las zonas rurales es una prioridad en las agendas gubernamentales y de telecomunicaciones. Y no es para menos, pues se trata de incluir a más de 6,32 millones de personas, el 35% de la población total ecuatoriana (17,6 millones), según cifras del Banco Mundial.

Y es que Starlink es un proyecto de satélites que busca crear una red global de internet de banda ancha y alta velocidad a los lugares donde el acceso ha sido difícil, caro o totalmente ausente. Actualmente tiene una constelación de 1000 unidades. Sin embargo, en el mercado ya hay opciones de internet satelital que buscan el mismo propósito.

En el país, cerca del 50% de los hogares cuentan con internet fijo; de ellos solo el 18,4% con acceso a internet fijo se encuentra en zonas rurales; y, solamente el 35% de los hogares en condición rural poseen acceso a internet, principalmente servidos por pequeños operadores u operadores informales. Además, la brecha digital medida por la comparativa de acceso a internet entre los hogares rurales versus urbanos alcanza casi 19 puntos porcentuales de diferencia.

El estudio “La conectividad en Ecuador y el internet satelital como herramienta para cerrar la brecha digital” de HughesNet Ecuador y el Grupo de Empresas Equifax demostró una marcada penetración de operadores de internet fijo en las zonas de la Costa ecuatoriana. Esto significa, que la incursión de operadores es baja en provincias como Loja y Bolívar y mínima en aquellas cercanas a la Amazonía, como Morona Santiago.

Publicidad

Además, las velocidades de internet fijo varían significativamente entre las parroquias de carácter urbano en contraste con las rurales, donde la disponibilidad y velocidad del servicio es hasta un 20% menor. Las zonas urbanas alcanzan velocidades superiores a 20Mbps, mientras que las zonas rurales llegan a 5Mbps.

Aunque el estudio concentra su análisis en el internet fijo, existen datos relevantes para complementar el análisis de la brecha digital urbano-rural. Por ejemplo, de los cerca de 14 millones de usuarios de telefonía móvil, la gran mayoría, un 84%, se localiza en áreas urbanas. Además, mientras las zonas urbanas alcanzan un rango de 25 Mbps, las rurales ni siquiera llegan a 10 Mbps. Incluso, las velocidades son tan desiguales en el país que las zonas cercanas a la Amazonía no sobrepasan los 5 Mbps, este es el caso de Pastaza y Orellana con 2 Mbps.

Uno de los hallazgos que permiten establecer las brechas digitales y de conectividad que aún subsisten en Ecuador tiene relación con la comparación entre provincias. Así, este informe establece que sólo cuatro provincias (Imbabura, Pichincha, Guayas y Azuay) tienen una tasa de cobertura superior al 50% de internet fijo.

Por esta razón, empresas como HughesNet ofrecen en Ecuador una cobertura que le permite cumplir con este cometido. Actualmente, cuenta con más de 255 mil kilómetros cuadrados de cobertura, y más de 5.000 hogares rurales conectados en el país.

Publicidad

Para lograr cerrar esta brecha digital se debe incluir a todos los actores sociales según este estudio. El primer paso es conocer la situación actual de las provincias y parroquias para responder a las necesidades de la población. En este sentido la tarea debe concentrarse en aquellas zonas de baja o nula cobertura de internet fijo y móvil, garantizando así la mayor probabilidad de éxito en el camino de cierre de la brecha digital.

Para Carolina Bohórquez, Gerente de Marketing de HughesNet Ecuador, este estudio de conectividad es de los más completos en los últimos años, y califica de loable la labor que realizar el internet satelital de HughesNet, “Además de comercializar un servicio que representa una ventana al Mundo, y acceso a oportunidades como lo es el internet, estamos llegando a todas esas provincias, y parroquias distantes, desatendidas, estamos conectando a los no conectados”

En tanto, para Juan Martínez, líder del equipo de soluciones geográficas del grupo de empresas Equifax para Latinoamérica y uno de los autores de este estudio, los análisis territoriales con énfasis en las particularidades de cada país, provincia e incluso parroquia son fundamentales para contribuir a los propósitos de acortar las brechas digitales en la la región. “Al realizar este análisis hemos observado que, si bien el denominador común en Latinoamérica es el de un menor acceso y velocidad en zonas rurales, también las potencialidades son distintas en cada país, por lo que una estrategia de conectividad debe considerar múltiples variables para que sea efectiva”. (I)