“Metaverso” fue una de las palabras de moda del año 2021. Luego de su anuncio de la mano de Mark Zuckerberg, la mayoría de las empresas de tecnología plantearon su propia estrategia en torno a este nuevo paradigma.

¿Qué es el metaverso?

El metaverso sería una réplica inmersiva del mundo real en la que se podría interactuar con otras personas, objetos y espacios. En este sitio virtual se podrá disfrutar de entretenimiento, conseguir trabajo, comprar productos, jugar, socializar, entre otras cosas.

De acuerdo a Pragati Rithekar y Ritesh Menon, expertos de Globant, una compañía nativa digital enfocada en reinventar los negocios, explican que existen ideas fundamentales que tuvieron una enorme influencia en la comunidad tecnológica. Estas son:

· Siglo XIX - Julio Verne - Imaginó todo, desde los noticieros hasta las videoconferencias

Publicidad

· Siglo XX - Neal Stephenson y William Gibson - Describieron un espacio virtual compartido donde los humanos pueden explorar una realidad virtual a través de avatares. Stephenson fue quien utilizó por primera vez el término “metaverso” en su influyente libro Snow Crash.

· Siglo XXI - Ernest Cline - Nos mostró una versión actualizada del metaverso en su popular novela “Ready Player One”.

Y no, los expertos explican que el metaverso no es la Web 3.0, esta se refiere a la próxima fase de la Internet, cuya visión consiste en que los usuarios sean quienes controlan gran parte de la web a través de la tecnología blockchain, en lugar de que esta sea dirigida por las empresas.

Conceptos importantes que se deben conocer en el metaverso:

1. NFT significa “non-fungible token” o token no fungible. En esencia, es algo único que no puede intercambiarse por otra cosa. Los diamantes, por ejemplo, son no fungibles. Cada diamante tiene un color, un tamaño y una calidad diferentes al resto, así como raspaduras y marcas únicas. Por eso, no es intercambiable por otro. En el metaverso, los lotes virtuales son un tipo de NFT. Otros ejemplos podrían ser las figuras o los activos de un juego, o incluso el arte digital.

Publicidad

2. La Blockchain es un registro compartido e inmutable que facilita el proceso de registro de las transacciones y el seguimiento de los activos en una red empresarial. Aumenta la confianza, la seguridad, la transparencia y la trazabilidad de los datos que se comparten a través de las redes comerciales.

3. Los contratos inteligentes son acuerdos que se autoejecutan y están escritos en código en la blockchain. Utilizan una lógica condicional incorporada (“si ocurre esto, entonces ocurrirá aquello”) para ejecutar un acuerdo una vez que se han cumplido sus términos. Como esos términos están escritos en código, los contratos inteligentes eliminan la necesidad de conocer o confiar en la otra parte de la transacción. Al ser acuerdos autónomos y autoejecutables, pueden crearse sin tener que recurrir a abogados, notarios u otros agentes. Cuando compras un NFT, lo haces a través de un contrato inteligente.

4. Ethereum es una blockchain descentralizada de código abierto que incorpora la funcionalidad de contratos inteligentes. Si bien los contratos inteligentes pueden darse en varias blockchains, Ethereum se diseñó especialmente para ese fin y alberga la gran mayoría de los NFT. (I)