La conectividad wifi está por todos lados y es lo que nos mantiene conectados con todo tipo de tecnologías, una serie de ondas de radio transmite datos y así podemos estar digitalizados mediante la conexión inalámbrica.

Una de las principales ventajas del wifi tiene relación con las posibilidades que ofrece a los usuarios, ya que permite conectarnos a Internet desde cualquier portátil o computador, o cualquier dispositivo compatible sin tener que utilizar cables de por medio.

La facilidad de instalación es otro de sus aspectos positivos, solo necesitamos un router wifi o un dispositivo de conexión inalámbrica para usarlo sin demasiadas complicaciones.

Existen desventajas al utilizar este servicio. Una de las más comunes tiene relación con los problemas de cobertura y la propia señal en sí, lo que puede hacer que no dispongamos de señal clara en todo el espacio en el que trabajemos o estudiemos.

Publicidad

Para arreglar ese problema, expertos aconsejan optar por un ‘repetidor wifi’, instalándolo en áreas donde la cobertura no es total o parecida al lugar donde se encuentra el router principal.

Pero ese no es el problema que más nos preocupa, disponer (en casa u oficina) de un router de wifi puede dar acceso a internet a personas no deseadas, lo que es habitual cuando el acceso es abierto, disponiendo de la protección y seguridad necesarias para evitar ese tipo de accesos indeseados por los dueños de la red.

Foto: Pexels

Esa ‘persona no autorizada’ podría acceder a páginas web de dudosa procedencia o legalidad desde nuestro router, o realizar un uso excesivo de la conexión hasta el punto de reducir la velocidad considerablemente, o dejarnos sin suficiente conexión para el uso diario.

La buena noticia es que asegurar nuestro router wifi es posible, al igual que proteger nuestra red doméstica. Te explicamos los pasos que debes seguir para hacerlo en un ‘dos por tres’:

Estableciendo una contraseña segura

En caso de que hayamos contratado internet a través de una operadora, y un técnico de la compañía nos ha realizado la instalación del módem-router (de ADSL o de fibra), lo más probable es que se trate de un dispositivo inalámbrico. De forma que la conexión haya sido protegida por una contraseña.

Pero si hemos optado por añadir un segundo rúter con conectividad wifi, para extender la conectividad del rúter principal, sí es necesario establecer una contraseña nueva.

Publicidad

Para hacerlo debemos acceder al panel de configuración del rúter que deseamos modificar, mediante la dirección IP del dispositivo, a través de nuestro navegador web preferido. Después simplemente debemos buscar, a través de los menús del rúter la opción que nos ofrezca la posibilidad de añadir una nueva contraseña.

Lo más aconsejable es escoger una contraseña robusta y segura, difícil de descubrir o que sea ‘cliché’. Añade mayúsculas, minúsculas, caracteres especiales y números; otra opción es armar frases completas. No olvides anotarla por si llegas a olvidarla.

Cambiando la contraseña con regularidad

Técnicos recomiendan cambiar la contraseña del router wifi con regularidad. Aunque esto puede suponer confusión para los miembros que ocupan la red al tener que configurar y conectar de nuevo todos los dispositivos, se convierte en una opción que promete seguridad al router, evitando visitantes no deseados que pueden darle mal uso a la conexión que encuentren.

Es recomendable acceder a la configuración de vez en cuando y modificar la contraseña de acceso. Compártela con los usuarios en los que confíes. Foto: Pixabay

Mantiene el ‘firmware’ actualizado

El router suele ejecutar un software, conocido con el nombre de firmware, que se encarga principalmente de controlar todo lo que hace el dispositivo, estableciendo los estándares de seguridad para la red, definiendo las reglas acerca de qué dispositivos pueden o no conectarse, entre otros.

La mayoría de routers modernos tienden a actualizarse en segundo plano, suele ocurrir de parte de dispositivos predeterminados e instalados por operadoras.

Expertos también aconsejan que el firmware se encuentre efectivamente actualizado a su última versión, dado que de esta forma dispondrá los últimos parches de seguridad y posibles correcciones de errores.

Para ponerlo en marcha, solo debemos acceder al panel de configuración del router y verificar la información en el aparato correspondiente. (F)