En ciertas horas del día, las temperaturas alcanzan niveles insoportables y eso también implica que las mascotas tengan problemas para lidiar con el calor. Incluso las temperaturas demasiado altas son perjudiciales para las patas de las mascotas porque los pone en riesgo de contraer enfermedades relacionadas con el calor.

El golpe de calor ocurre cuando los mecanismos normales del cuerpo de una mascota no pueden mantener la temperatura del cuerpo dentro de un rango seguro.

Considerado una emergencia veterinaria, el golpe de calor puede provocar malestar gastrointestinal, disfunción de los órganos internos, hemorragia interna, infección o incluso la muerte en casos graves.

Los especialistas recomiendan que no dependa de que su mascota avise cuando se está sobrecalentando. En las primeras etapas del sobrecalentamiento, la intervención de los dueños de mascotas puede evitar que un sobrecalentamiento leve progrese a un golpe de calor, que es una afección grave y, a veces, fatal

Publicidad

Tenga en cuenta que los animales que se encuentran en una jaula o madriguera pueden tener dificultades para escapar del calor cuando el sol se mueve por el jardín, por lo que puede ser necesario trasladarlos o crearles una sombra. Aunque los gatos pueden salir a la calle, a menudo se meten en edificios como invernaderos y cobertizos.

Para los animales que residen en jaulas, colocar un pequeño ventilador cerca o una botella de agua congelada en la jaula puede ayudarlos a refrescarse. Foto: Shutterstock

Si se quedan encerrados, el riesgo de insolación es alto, así que compruebe siempre si hay gatos en los cobertizos y garajes antes de cerrarlos por la noche. En el caso de los animales domésticos que pueden salir al exterior, como los gatos y los perros, procure proporcionarles lugares frescos y con sombra para que se tumben. Y asegúrese de que todas las mascotas tengan acceso a agua fresca para que puedan mantenerse hidratadas. Proporcionar zonas con agua para que las mascotas se tumben o jueguen también puede ser una buena forma de ayudarlas a mantenerse frescas.

Otras formas de ayudar a los animales a sobrellevar la situación son ofrecerles golosinas congeladas para que estén cómodos y entretenidos. Los ventiladores y el aire acondicionado son otra buena forma de mantenerlos frescos.

Las sesiones de adiestramiento y los comederos de rompecabezas (dispositivos que liberan comida una vez que la mascota ha resuelto el rompecabezas) pueden ser una buena forma de cansar a los perros cuando hace demasiado calor como para salir al exterior con seguridad.

Publicidad

Más del 50 % de los perros que se llevan al veterinario con un golpe de calor grave mueren. Así que el consejo es: en caso de duda, no los saque a la calle.

Recuerde que, aunque los animales de edad avanzada y con sobrepeso corren más riesgo de sufrir un golpe de calor, cualquiera puede verse afectado. Por ejemplo, otro factor que debe tener en cuenta es el tipo de raza de los perros. Aquellos con caras planas tienen un mayor riesgo de sufrir un golpe de calor.

Una habitación fresca y ventilada es ideal para su mascota en aquellos días en que la temperatura sube significativamente. Foto: Shutterstock

Si su mascota desarrolla signos de insolación, el tratamiento precoz es clave, así que vigile regularmente a sus mascotas cuando haga calor. Al principio, cualquier mascota con un golpe de calor jadeará y respirará más rápidamente. También pueden cansarse, tambalearse al caminar o carecer de energía para moverse. Si no se trata, esto puede progresar a diarrea, vómitos, adaptación, colapso y pérdida de conciencia. En este punto, el riesgo de muerte aumenta significativamente.

Actúe rápidamente si cree que su mascota está padeciendo un golpe de calor. La mejor manera de reducir la temperatura corporal es enfriar rápidamente al animal. Empiece por alejarlo de la fuente de calor, llevándolo a la sombra y a una superficie fresca. En una verdadera emergencia es necesario enfriarlos con agua.

Publicidad

Eche agua sobre ellos, cualquier agua que esté a su alcance, ya sea agua del grifo, agua embotellada o de una piscina infantil. Si ha perdido el conocimiento, asegúrese de que su cabeza se mantiene fuera del líquido.

  • Mantenga a su mascota adentro lo más posible
Evite el pico de calor de la mitad del día. Pasee a su perro temprano en la mañana, tomando la ruta más sombreada posible. Foto: Shutterstock

Lo ideal es que mantenga a su mascota en espacios con aire acondicionado durante la mayor parte del día que pueda. Si no es posible, coloque a su mascota cerca de un ventilador. En general, mantenga a las mascotas en un área que no esté a más de 25 o 26 grados centígrados. Si necesita dejar a su mascota afuera, asegúrese de que tenga suficiente sombra y agua fresca. No los deje sin supervisión por más de unos minutos y asegúrese de que los animales no queden expuestos directamente al sol.

Para los animales que residen en jaulas, como los conejos, colocar un pequeño ventilador cerca o colocar una botella de agua congelada en la jaula puede ayudarlos a refrescarse.

  • Planifique los paseos

Especialmente en las ciudades donde las aceras y el pavimento calientes pueden quemar y ampollar las patas, evite el pico de calor de la mitad del día. Ponga una alarma y pasee a su perro temprano en la mañana, tomando la ruta más sombreada posible. O espere para más tarde dar el paseo luego de que el sol se ponga. También puede considerar comprar botitas para perros para proteger sus patas.

Publicidad

  • Asegúrese de no ejercitar demasiado a su perro

Tome descansos frecuentes y asegúrese de llevar agua para ambos. No deje a su mascota sola dentro del carro, ni siquiera por unos minutos. Cientos de ellas mueren de agotamiento por calor cada año después de que se los dejan dentro de los vehículos estacionados. Si no puede llevar a su perro en un lugar más seguro, deje las ventanas abiertas o estacione bajo una sombra. El interior de un carro encerrado bajo sol puede alcanzar los 48 grados centígrados en cuestión de minutos.

  • Conozca qué mascotas están en mayor riesgo
Los animales con hocicos más cortos y caras “aplastadas” son extremadamente susceptibles al calor. Foto: Shutterstock

Un animal que es muy viejo, muy joven o que tiene problemas de salud subyacentes tiene un mayor riesgo de sufrir un golpe de calor y agotamiento cuando las temperaturas suben. Las razas de perros y gatos con pelajes más gruesos, como huskies, golden retrievers y gatos siberianos, también están en riesgo.

Los animales con hocicos más cortos y caras “aplastadas”, como pug, bulldog inglé, bulldog francés, Boston terrier y gatos persas e himalayos son extremadamente susceptibles al calor. Estas mascotas no pueden jadear con tanta eficacia, por lo que pueden tener dificultades para regular su temperatura. Asegúrese de que pasen el menor tiempo posible al aire libre.

  • Conozca los síntomas de sobrecalentamiento y actúe rápidamente

Si su mascota está jadeando excesivamente, con saliva espesa y viscosa, actuando inusualmente letárgico, vomitando o experimentando diarrea, dele atención médica de inmediato. En los perros, los signos de un golpe de calor también incluyen una lengua de color rojo intenso y encías de color rojo ladrillo. Para los gatos, la respiración con la boca abierta puede indicar que tienen demasiado calor.

Los animales con agotamiento debido a un golpe de calor también pueden actuar confundidos. Es posible que los gatos y los perros no respondan a sus nombres o a órdenes simples, y algunos pueden tambalearse. No demore la atención si su mascota muestra estos síntomas. Humedezca unas toallas con agua fría, no con agua helada, que puede hacer que los vasos sanguíneos se contraigan; y moje a su mascota (no la envuelva). También puede comprar chalecos refrigerantes en las tiendas de mascotas.

Lleve a su mascota a un veterinario lo antes posible. Podría ser un asunto de vida o muerte.