Una palabra para definir la estancia perpetua del narcotraficante tras las rejas pudiera ser triste. El exlíder del cartel de Sinaloa se encuentra aislado y sin nada de privilegios tras ser atrapado y sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos.

Joaquín Guzmán Loera, quien llegó a ser el hombre más buscado por Estados Unidos tras la muerte de Osama bin Laden y ha sido el mayor capo del narcotráfico extraditado y enjuiciado por Estados Unidos, pasará el resto de su vida tras las rejas por la sentencia a cadena perpetua más 30 años por el uso de armas de fuego para cometer crímenes de narcotráfico, incluidas ametralladoras.

La caída del 'Chapo' Guzmán: el día que lloró ante agentes de la DEA

La reciente petición de habeas corpus de Guzmán Loera ha revelado las condiciones en las que pasa sus días. Él solo tiene derecho a las visitas de unas cuantas personas, entre ellas sus hijas gemelas, pero no tiene televisión ni correspondencia, según revela un reportaje de Vlad Tv, realizado por el periodista estadounidense Nate Gartrell.

El narcotraficante denuncia “condiciones de prisión crueles e inhumanas, en aislamiento permanente, que equivale a tortura física y mental”, y sus abogados insisten en que “está prácticamente inactivo en su celda, rodeado por las mismas cuatro paredes, en un ambiente lúgubre y deshumanizador”.

Su celda es de 7x12 y ha sido descrita como una jaula de cemento en estilo perrera, además recibe los alimentos por un hueco en la puerta. El Chapo solo puede hacer ejercicio dos horas por semana y no puede comprar un cortaúñas. Otra de las quejas es el idioma. Y es que, según los abogados del Chapo, los guardias le hablan solo en inglés, le niegan el acceso a programas de aprendizaje en español y solo recibe dos llamadas al mes de 15 minutos de su hermana, sus hijas gemelas y su madre.

La carta que recoge las condiciones del hombre fue presentada hace un mes, pero sus peticiones fueron negadas.

'El Chapo" Guzmán cumple cadena perpetua en EE. UU. por haber liderado el cartel de Sinaloa. Foto: GETTY IMAGES

El Gobierno de Estados Unidos lo encontró culpable de traficar o intentar traficar 1.213 toneladas de drogas a este país a lo largo de un cuarto de siglo, así como 1,44 toneladas de base de cocaína, 222 kg de heroína, casi 50 toneladas de marihuana y ‘cantidades’ de metanfetaminas. (I)