A inicios de este mes, la revista Forbes actualizó su listado de los jóvenes más ricos del mundo menores de 30 años. Entre los diez nombres de esta lista suman un total de $ 29.5 mil millones.

El multimillonario más joven del planeta es el heredero alemán Kevin David Lehmann, que solo tiene 18 años. Su padre, Guenther Lehmann, transfirió el 50% de participación en la cadena de farmacias alemana Drogerie Markt a su hijo cuando tenía 14 años, pero permaneció bajo tutela hasta su cumpleaños 18, que fue en septiembre de 2020. Su fortuna es de $ 3.3 mil millones.

Wang Zelong (China), de 24 años, se ubica segundo con una herencia de $ 1.5 mil millones. La fortuna del multimillonario surge de las participaciones en CNNC Hua Yuan Titanium Dioxide Co., una empresa química que cotiza en la bolsa de valores de la ciudad de Shenzhen. También tiene participaciones en Lomon Billions Group, otra empresa que produce dióxido de titanio en China.

Le siguen las hermanas Alexandra y Katharina Andresen (Noruega), de 24 años y de 25 años, respectivamente. Cada una heredó el 42% de la empresa de inversión familiar Ferd recibiendo entre ambas un total de $ 2.8 mil millones.

Alexandra y Katharina Andresen. Foto: Frédéric Boudin

El estadounidense Austin Russell, de 26 años, acumula $ 2.4 mil millones. Russell abandonó la Universidad de Stanford en 2012 después de recibir una beca Thiel de $ 100 mil para comenzar Luminar Technologies, que fabrica sensores y otra tecnología para vehículos autónomos.

Gustav Magnar Witzoe, de 27 años, posee casi la mitad de SalMar ASA, la productora de salmón noruego que su padre fundó en 1991, lo que asciende a un monto de $ 4.4 mil millones.

Los hermanos Andy y Stanley Fang (Estados Unidos), de 28 años, fundaron DoorDash, una aplicación de entrega a domicilio en 2013, la cual se volvió muy utilizada (y valiosa) durante la pandemia a medida que los restaurantes y los clientes prefirieron el delivery.

Andy y Stanley Fang.

Los últimos en la lista, con 29 años, son Sam Bankman-Fried y Jonathan Kwok, de Estados Unidos y Hong Kong, respectivamente. El primero posee una fortuna de $ 8.7 mil millones acumulada a través de una firma de criptomonedas, Alameda Research. Kwok heredó una participación en la promotora inmobiliaria de Hong Kong Sun Hung Kai Properties y luego comenzó la compañía Empire Group Holdings.